La familia pensaba que habían comprado un perrito, pero las dudas comenzaron a llegar cuando el cachorro comenzó a crecer más de lo normal.

La familia pensaba que habían comprado un perrito, pero las dudas comenzaron a llegar cuando el cachorro comenzó a crecer más de lo normal. Foto: Captura

#viral

Una familia compró un cachorro, pero cuando creció notaron que no era un perro

Redacción Afull (I)

Una familia de la ciudad de Kunming, provincia de Yunnan en el suroeste de China, compró un cachorro en 2016. Cuando la señora Su Yun lo llevó a casa, se sorprendió por la cantidad de comida que el animal ingería: “una caja de frutas y dos baldes de fideos cada día”, aseguró al portal China News.

La familia pensaba que habían comprado un perrito, pero las dudas comenzaron a llegar cuando el cachorro comenzó a crecer más de lo normal. No solo eso, sino que además comenzó a mostrar una extraña habilidad para caminar en dos patas, asegura el diario británico The Independet.

Y no era como cuando los perros se paran torpemente con las patas traseras para apoyarse sobre una superficie con las delanteras. El cachorro podía trasladarse sin ningún problema de un lugar a otro por la casa de la familia.

Video: YouTube, cuenta: CGTN


Pronto, el animal de color negro se parecía cada vez menos a un perro. “En cuanto más crecía, más se parecía a un oso”, aseguró Su Yun. “Estos animales me dan un poco de miedo”, agregó. El oso finalmente creció tanto que tuvieron que encerrarlo en una jaula.

Ahora, el animal ha sido puesto a cargo del Centro de Rescate de Vida Silvestre de Yunnan, después de que la familia llamara a esta entidad para pedir ayuda. Los trabajadores del centro tuvieron que sedar al animal antes de poder trasladarlo.

El mamífero fue identificado como un oso negro asiático, una especie que se encuentra amenazada. Hasta ahora no se sabe quién ni por qué lo vendió, siendo que Su Yun lo compró por el precio de un perrito, cuando estos osos en el mercado negro pueden costar varios miles de dólares. La señora afirma que lo compró pensando que era un mastin tibetano durante unas vacaciones familiares.