La mejor manera de curar el dolo de estómago por hambre es equilibrar la alimentación

La mejor manera de curar el dolo de estómago por hambre es equilibrar la alimentación. Foto: James Palinsad/Flickr

#Dedóndesalió

Por esta razón te duele el estómago cuando tienes hambre

Una de las molestias más comunes a la salud, son los desagradables dolores estomacales, molestias que pueden provenir de diferentes motivos asociados por el estrés, la mala alimentación, sedentarismo y el agotador ritmo de vida que llevamos día a día, pero uno de los factores más recurrentes para sentir la incómoda sensación de “vacío”, fatiga y dolor de panza, es usualmente por la no ingesta de alimentos por más de 10 horas seguidas, sensación más conocida como “sensación de hambre”, motivo que aparte de ser molesto, puede ocasionar serios problemas a la salud.

Causas del dolor de estómago por hambre

Cuando dejamos pasar muchas horas sin alimentarnos, nuestro cerebro nos envía varias alertas avisándonos que nuestro organismo está pasando hambre, las cuales no debemos dejarlas pasar por alto.

La primera alerta que debemos poner atención es la dolorosa tensión en la zona abdominal, que vendría de la mano con movimientos de torsión, provocado por el “estiramiento” de la boca del estómago, conocida por las populares punzadas por el hambre, la cual generaría movimientos peristálticos gástricos, proceso que produce una serie de contracciones y relajaciones en el tubo digestivo, cuya función sería para agilizar el tránsito de los alimentos ingeridos por el tracto digestivo.

Si pasamos por más de 10 horas sin alimentarnos, teniendo el estómago completamente vacío, los movimientos y torsiones antes mencionados serán más frecuentes, provocando de esta manera fuertes contracciones y alteraciones rítmicas, que serían a causa únicamente por la fuerte sensación de hambre.

La mejor manera de aliviar estas dolencias sería preparar una equilibrada alimentación, adecuándolas a las necesidades de nuestro organismo, ya que si ingerimos comidas en alta cantidad grasa con nuestros estómagos vacíos, podría ser una “bomba” para nuestro cuerpo.

Si estas dolencias asociadas al hambre continúan en el tiempo, a pesar de mantener una alimentación adecuada, sería pertinente visitar a un gastroenterólogo o un nutriólogo, puesto que el dolor pueda estar ligado a un síntoma de faltas de nutrientes necesarios para nuestro organismo o que la frecuencia de veces en el día que nos alimentamos no sea la adecuada.

Siempre una alimentación balanceada complementada a un ritmo de vida saludable y pausado, respetando una ingesta de alimentos cada cinco horas al día, evitará las desagradables dolencias antes presentadas.