Un camión que compite durante el Rally Dakar 2018 se accidentó en una de las dunas de Perú

Un camión que compite durante el Rally Dakar 2018 se accidentó en una de las dunas de Perú. Foto: AFP

#Paraquecaches

Por qué es tan difícil terminar un Dakar ‘la carrera más peligrosa del mundo’



Redacción Afull. (I)
8 de enero del 2018 17:30


Después de cruzar el primer control de tiempo el piloto ecuatoriano Sebastián Guayasamín sufrió un accidente, esto impidió que continúe su participación en el Rally Dakar 2018. El conductor ecuatoriano ha participado en cuatro competencias de este tipo, de estas solo ha podido terminar una ¿Qué hace que sea tan difícil llegar hasta la meta de esta carrera?

El calor, el terreno y los accidentes son algunos de los problemas que los conductores, que se enfrentan a este reto, tienen que superar. El propio Sebastián Guayasamín reconoció, en una entrevista publicada en EL COMERCIO, que el clima es en verdad exigente durante la carrera, en lugares como Argentina el clima puede alcanzar los 50 grados centígrados.

Un reportero de diario El Tiempo de Colombia tuvo la oportunidad de estar junto al equipo Mini, uno de los más importantes de la competencia, en la edición 2015 del Rally Dakar. Él reconoce que el calor en el desierto es devastador: “Abro la puerta del carro y llega un golpe de calor nunca antes vivido, de 43 grados, algo absolutamente insoportable”, comentó el periodista al llegar a uno de los puntos por el que pasan los conductores del Dakar.

Además del clima, la ruta es un tema que exige una gran preparación y resistencia, los pilotos recorren un total de 9 000 kilómetros y cruzan por tres países: Perú, Bolivia y Argentina. En total son 14 de etapas, siete de ellas son por dunas desérticas que no están cerca de carreteras. Precisamente en una de estas dunas, Guayasamín se accidentó y no pudo continuar en competencia.

La altitud es otra complicación para los pilotos, en su ingreso a Bolivia los conductores estarán cinco días sobre los 3 000 metros sobre el nivel del mar. En total el recorrido se divide así: cinco días en el desierto peruano, cinco más en la altura boliviana y cinco más por los complicados terrenos de Argentina.

Video: YouTube, canal: Dakar

Los accidentes son un serio problema. No solo Guayasamín sufrió un percance en la segunda etapa, cerca de una decena de pilotos tuvieron complicaciones en las dunas peruanas, entre ellos el Qatarí Nasser Al Attiyah, que hasta este 8 de enero del 2017 lidera la competencia en la categoría de coches, su copiloto se descompensó por el calor al final de la segunda etapa.

Otro accidentado fue el del debutante Bryce Menzies, quien destrozó un buggy del equipo Mini en una duna, aunque no hubo consecuencias físicas tras el accidente, el vehículo quedó inutilizado y se terminó la competencia para Menzies. En cambio, la mañana de este 8 de enero del 2018 en la tercera etapa, la argentina Alicia Reina quemó su camioneta Toyota por una fuga de combustible.

Video: YouTube, canal: Dakar

Todos estos elementos hacen que el Rally Dakar sea considerado como una de las competencias automovilísticas más peligrosas del mundo, pero también una de las más emocionantes desde su creación en 1978 cuando se realizaba en los desiertos africanos. Por cierto, el cambio de continente de la competencia a Sudamérica se dio en 2008 por las amenazas de ataques terroristas a su paso por África.