La sensación de amortiguamiento al despertarse podría ser un mecanismo de defensa del cerebro.

La sensación de amortiguamiento al despertarse podría ser un mecanismo de defensa del cerebro. Foto: Pixabay

#DeDóndeSalió

¿Por qué a veces despertamos con un brazo dormido?

Ayayay - Red de Noticias Albavisión (I)

Muchos han experimentado la sensación de despertar con el brazo dormido. Cuando eso ocurre, intentas mover tu extremidad, pero no responde. Afortunadamente, luego de unos minutos, la sensibilidad vuelve y ese susto sólo queda en un despertar incómodo.

James Dyck, investigador de neurología de la Clínica de Mayo de Minnesota, realizó un estudio sobre este fenómeno que se produce para que el cuerpo pueda protegerse a sí mismo mientras estamos dormidos.

Cuando te duermes con el brazo debajo de alguna parte de tu cuerpo, la falta de flujo sanguíneo provoca que te despiertes con hormigueos. Según el investigador, estos síntomas se deben a que “se produce una compresión del nervio que está siendo aplastado”.

Los nervios de nuestros brazos tienen una función fundamental, es por este motivo que si se ejerce un efecto de compresión durante la fase REM del sueño, la información que las extremidades envían al cerebro se interrumpe. Esto provoca la aterradora experiencia de despertar paralizado.

Generalmente, estas situaciones no provocan daños graves a los nervios, pero hay una excepción: “la parálisis del sábado por la noche”. Si estás borracho y te quedas dormido sobre tu brazo, el alcohol puede ocasionar dificultades para despertar y proteger tus nervios.

“Si estás tan borracho que te desmayas, no moverás tu brazo… Y cuando te despiertes al día siguiente, quizá no podrás extender tu muñeca o tus dedos. Podría ser solo un momento, o podría alargarse unos cuantos días, incluso meses, ya que el nervio tiene que reparar su revestimiento protector”, asegura James Dyck.

Este efecto no genera perjuicios en los nervios y son temporales, exceptuando en aquellas personas que sufren una neuropatía hereditaria con susceptibilidad a la parálisis por presión (HNPP), una enfermedad genética que hace que uno sea susceptible a lesiones causadas por la compresión.

También existe otro motivo por el que podemos sentirnos paralizados al despertarnos. En algunos casos, durante el sueño REM, el cerebro puede mandar señales para paralizar el cuerpo. El objetivo de ello es evitar que te muevas mientras estés dormido. Pero si despiertas en ese momento, puedes hacerlo con el cuerpo paralizado durante unos momentos antes de recuperar la movilidad completa de tus extremidades.

Esto se conoce como parálisis del sueño y puede ser una situación un tanto aterradora, ya que es como estar atrapado entre el sueño y la vigilia sin poder moverte. Pero no te preocupes, cuando te ocurra esto, tu extremidad volverá a moverse en algún momento. Eso sí, ten la precaución que no suceda cuando tomes unos tragos demás.