Según un estudio de la Universidad de Harvard, adoptar la postura de Superman podría mejorar la actitud con la que ves el mundo

Según un estudio de la Universidad de Harvard, adoptar la postura de Superman podría mejorar la actitud con la que ves el mundo. Foto: Captura de pantalla 

#orgánica

Párate como lo hace Superman y sube tu autoestima

Ayayay - Red de noticias Albavisión

En la vida hay miles de situaciones en las que debemos estar completamente centrados en nosotros, alejado de cualquier tipo de inseguridad o complejo que nos haga dudar de nuestras infinitas capacidades para afrontar momentos decisivos y así lograr ciertos objetivos.

Situaciones como entrevistas de trabajo, discursos en público o conversaciones importantes, son algunos de los momentos en que podemos ponernos nerviosos y dudar de nosotros mismos. Afortunadamente hoy existen maneras rápidas y efectivas para lograr convertir esas inseguridades en verdaderos nervios de acero.

En Universidades como  Harvard y Nueva York existen técnicas precisas, científicamente probadas, que podrán hacerte sentir mucho más seguro de ti mismo y lograr todo lo que te propones, afirma el portal web Genial.

Considérate superhéroe durante 2 minutos

La psicóloga social de la Universidad de Harvard, Amy Cuddy, habla de la importancia del lenguaje corporal y cómo de esta manera poder transmitir seguridad de la manera en que nos paramos y expresamos. Amy aconsejó que antes de cualquier tarea complicada practicar ‘la postura de la fuerza’.

En la mañana al despertar, en el ascensor, frente al espejo del baño o donde sea, adoptar ‘la postura del superhéroe’ de la siguiente manera: de pie y muy erguido, lleva los hombros hacia atrás, el mentón elevado ligeramente hacia arriba, pon tus manos sobre la cintura y equilibra tus piernas a la altura de la cadera. De esa manera siente como te vas llenando de fuerza y mantén esa posición durante dos minutos, siempre teniendo plena consciencia de la respiración, tomando aire profundamente.

Otra de las posturas que se puede adoptar es la de ‘la estrella marina’, elevando los brazos en forma de ‘V’, imaginando que eres un verdadero campeón olímpico sobre su pedestal. Los experimentos han demostrado que aquellas personas que han utilizado de estas simples pero necesarias técnicas, han revelado que obtienen mejores resultados que sus pares, ya que el lenguaje corporal no solo influye en cómo te ven los demás, sino también que pueden cambiar la forma en que tú mismo te ves.

Supera el fracaso viéndote en el futuro

El profesor de tecnología de mercadotecnia de la Universidad de Nueva York, Hal Hershfield, le ofreció a los participantes de su proyecto de investigación imaginar qué pasaría con ellos dentro de 10 años, de esta manera permite tener una visión detallada y colorida de cómo anhelas que tu vida sea en un futuro, ayudándote a superar cualquier miedo ante al fracaso.

 Agradece a la vida.

La entrenadora de negocios y madre soltera Jenn Scalia, tuvo que sortear una serie de obstáculos antes de lograr el éxito que hoy tiene y para ello decidió invertir en sí misma haciendo una serie de cursos de desarrollo personal, realizando a diario ciertas prácticas que le permitió aumentar sus ingresos en los diferentes proyectos de negocio, desde cero a medio millón de dólares. De esta manera le permitió ver en sí misma nuevos horizontes, oportunidades, a pesar que todo le hiciera ver lo contrario.

Scalia indicó que su primera práctica fue el agradecimiento, cada noche ella recordaba las cosas más positivas que le habían sucedido, tanto en el día o en la vida. En una segunda etapa del entrenamiento personal, comenzó a agradecer todas las cosas que aún le estaban por llegar, por ejemplo verbalizó sus peticiones pidiendo casi como un mantra:

“Estoy tan agradecida porque ahora tengo otros dos clientes excelentes”, se repetía ella para conseguir lo que anhelaba.

Nuestro subconsciente es fácil de engañar, repitiendo afirmaciones positivas que sirven para creer completamente en el éxito y atraerlo hacia nosotros, además cuando agradecemos por lo que tenemos y comenzamos a transformar nuestros pensamientos a positivo nos revitalizamos y nos llenamos de energía, logrando proyectar esa nueva actitud.