Según los Ingenieros de sonido de la empresa THX, especializada en acústica en salas de cine, la parte intermedia de estos establecimientos es la mejor zona para ver una película.

Según los Ingenieros de sonido de la empresa THX, especializada en acústica en salas de cine, la parte intermedia de estos establecimientos es la mejor zona para ver una película. Foto: Wikicommons

#dedóndesalió

¿Cuál es el mejor lugar para sentarse en el cine?

Ayayay - Red de Noticias Albavisión

¿Se confirma o se derrumba el mito de que la primera fila es el peor lugar? Los ingenieros de sonido de THX tienen la respuesta de la ubicación ideal para ver una película.  Desde que las mamás le hacen creer a los niños que son más guapos que Brad Pitt o Leonardo DiCaprio, hasta las novias que dicen preferir a sus parejas antes que a Tom Hardy o Chris Hemsworth.

Afortunadamente, hay otras falsedades que no son tan crueles y que sólo pueden perjudicar un momento de la vida. Por ejemplo, el mito de que la primera fila es lo mejor que te puede pasar en la vida.

Sabiendo que los primeros asientos pueden ser una tragedia, entonces ¿cuál es el mejor lugar para sentarse en una sala de proyección? Algunos dirán que lo que mejor te acomode o lo que está disponible, sin pensar que sí existe una ubicación clave.

Tal como dicen todas las sospechas, y gracias a los ingenieros de sonido de THX, los mejores lugares para disfrutar de un filme son los que están ubicados en las filas que están un poco más atrás de la mitad y al centro. ¿La razón? En este punto los micrófonos de Surround y THX calibran el sonido de la sala, permitiendo brindar una experiencia envolvente a los espectadores.

Ya sea en un concierto, en un viaje o en un teatro, los primeros asientos pueden considerarse como la mejor opción porque solo se logra ver una parte de lo que ocurre sobre el escenario; aún así, hay quienes siguen prefiriendo esta ubicación. Sin embargo, hay un lugar donde la primera fila de asientos puede transformarse en toda una pesadilla, en el cine.

Por lo mismo, ir a ver una película puede convertirse en todo un desafío, en el que se debe competir con otra decena de personas para no quedar casi pegado a la pantalla y poder disfrutar de la cinta en paz.