Foto de la isla italiana de Cerdeña que, según estudios, podría ser el lugar en el que se ubicaba la Atlántida

Foto de la isla italiana de Cerdeña que, según estudios, podría ser el lugar en el que se ubicaba la Atlántida. Foto: Pixabay

#DEDóNDESALIó

Científicos habrían descubierto la ubicación de la Atlántida 

Infobae de América

Quién no escuchó hablar alguna vez del mito de Atlántida, la gran isla habitada por una misteriosa y avanzada civilización que desapareció bajo el agua tras una terrible catástrofe natural. Ahora este mito, uno de los más antiguos y fascinantes del mundo, podría finalmente tener una explicación racional y una solución: Atlántida sería en realidad la isla italiana de Cerdeña.

La hipótesis la formuló por primera vez el periodista italiano Sergio Frau en 2002, generando polémicas y debates. Pero hoy, según reporta el diario italiano La Stampa, esa misma hipótesis está un poco más cerca de ser confirmada gracias a la aerofotogrametría (la ciencia que permite realizar medidas correctas basándose en fotografías aérea).

El indicio decisivo fueron los nuraghi - nuragas, en español -, las antiguas torres megalíticas ubicadas generalmente en un lugar panorámico y con la forma de cono truncado, típicas del paisaje sardo. Es por los nuraghi que a la antigua civilización de Cerdeña se la conoce como nurágica.

Fotos aéreas mostraron que todos los nuragas que se encuentran cerca de la costa y a bajas alturas están cubiertos por la tierra y el barro y son casi imposibles de ver normalmente. Los que están en lugares más altos, en cambio, están intactos.

Un nuraga cerca da la ciudad de Sassari, en Cerdeña

Un nuraga cerca da la ciudad de Sassari, en Cerdeña. Foto: M4rvin/Flickr

Los estudiosos piensan que esto se debe a lo que, según la leyenda, marcó también el fin de Atlántida: un tsunami catastrófico que habría golpeado Ceredeña, destruyendo todo lo que encontró a su camino y marcando la decadencia irreversible de su antigua civilización. Para los estudiosos, algo efectivamente posible.

Pero hay otras coincidencias. El filósofo griego Platón describió la mítica isla de Atlántida en los diálogos Timeo y Critias. Según el filósofo, la isla había existido 9 mil años antes de su época y estaba ubicada más allá de las Columnas de Hércules; y es descrita como más grande que Libia y Asia juntas. La isla disponía de agua y bosques, gozaba de un clima dulce que permitía más de una cosecha por año y era rica en minerales.

Según Frau, todas estas características se encuentran sólo en Cerdeña, no en otro lado. Y en efecto, muchas cosas coinciden: la isla era muy grande, el clima era favorable y la tierra tenía abundantes recursos. Platón, además, escribe que sus habitantes eran llamados 'Thyrsenoi' –los tirrenos–, que significa "constructores de torres". Que sean, tal vez, torres como los nuraghi.

Esta teoría tiene, sin embargo, dos problemas. El primero es el tiempo, porque considerando exacta la datación de Platón –9 mil años–, el fin de Atlántida habría ocurrido hace casi 12 mil años. Pero en esa época no existía aún ninguna civilización en el Mediterráneo.

Sin embargo, La Stampa nota que si se contaran 9 mil meses en lugar de 9 mil años (cambiar los meses con los años era frecuente en el pasado), entonces se llegaría al año 1200 antes de Cristo. Una época histórica en la que se registró una serie de fenómenos sísmicos sin precedentes, que podrían haber causado un gigantesco tsunami.

Otro problema es el lugar. Platón ubica Atlántida pasadas las "Columnas de Hércules", que están situadas en Gibraltar. Esto, por lo tanto, excluiría Cerdeña. Sin embargo, según Frau, antes del III siglo a. C., las Columnas de Hércules no estaban allí (las colocó ahí Eratostene de Cirenes), sino en el canal de Sicilia, una parte de mar que aún hoy es peligrosa y que corresponde con la descripción de Platón.

O tal vez Atlántida sea en verdad solamente una metáfora platónica. Sea como sea, desde hoy hay algunos elementos más para continuar soñando con su existencia.