Según un calculo cerca del 15% de la población mundial es zurda

Según un calculo cerca del 15% de la población mundial es zurda. Foto: Wikicommons

#dedóndesalió

¿Por qué las personas nacen diestras o zurdas?

Infobae de América (I)

La diferencia es abismal. Se calcula que sólo el 15% de la población mundial es zurda. Esto lleva a preguntarse por qué tamaña ventaja a favor de los diestros. Hasta el momento, se consideraba que el único factor determinante eran ciertos genes que interferían en la predilección llegada la ocasión de utilizar las manos por primera vez. Una nueva investigación, sin embargo, replantea tal hipótesis.

Científicos de la Universidad de Rurh, en Bochum, Alemania, atraídos por el tema, comenzaron a indagar hace 10 años. Los especialistas sabían, gracias a estudios de los '80, que la preferencia por mover la mano derecha o izquierda se desarrollaba en el útero materno a partir de la octava semana de embarazo.

Por ello, el equipo de investigación contó con varias participantes embarazadas. Sus bebés fueron seguidos en forma minuciosa desde la octava semana hasta la décima segunda; el lapso clave de predilección. A partir de la decimotercera, ya la preferencia está tomada.

"Los movimientos del brazo y la mano se inician a través de la corteza motora en el cerebro. Envía una señal correspondiente a la médula espinal, que a su vez traduce el comando en un movimiento", expresaron los autores Sebastian Ocklenburg y Judith Schmitz. Sin embargo, la corteza motora -explicaron- no está conectada a la médula espinal desde el principio. Por tal motivo, concluyeron que una de las causas de preferencia está enraizada en la médula espinal en lugar de en el cerebro.

Los resultados, publicados en la revista eLife, muestran también otro factor esencial a la hora de la decisión: la influencia ambiental. Para dar con la respuesta, analizaron la forma en que las enzimas se agrupaban en los bebés, las interacciones del ADN y su alimentación. Descubrieron que todos esos aspectos inciden en forma directa en la expresión de los genes, y por consiguiente, en el desarrollo de habitualidad de la mano derecha o zurda.

Como tales influencias ambientales ocurren en una medida distinta en la médula espinal izquierda y derecha, existe una marcada diferencia en la actividad de los genes de ambos lados. "Estos resultados cambian de raíz nuestra comprensión de la causa de las asimetrías hemisféricas", concluyeron los responsables del estudio.