El famoso tema del músico norteamericano nació en 1958 y se convirtió en el himno de varias generaciones.

El famoso tema del músico norteamericano nació en 1958 y se convirtió en el himno de varias generaciones. Foto: Tomada de Infobae

#justoenlainfancia

Johnny B. Goode, el clásico de Chuck Berry, cumple seis décadas haciendo rockear al mundo

Infobae - Red de Noticias Albavisión

Johnny era un campesino que no sabía leer bien ni escribir, pero sí sabía una sola cosa: quería tocar la guitarra todo el día. Y que la gente se enamore de su voz, claro. Una historia sencilla cantada desde lo más profundo de las entrañas y con un ritmo arrollador llegaba para quedarse en 1958. ¿El padre de la criatura? Chuck Berry, un semidios negro y mal llevado que fue inspiración de The Beatles y The Rolling Stones, pasando por Judas Priest y Green Day, entre tantos otros músicos del planeta Tierra.

Charles Edward Anderson Berry nació en los Estados Unidos, más precisamente en San Luis, Misuri, en 1926. Si bien venía de una familia de clase media que no le hacía pasar necesidades, antes de cumplir la mayoría de edad el rebelde Chuck ya había permanecido un par de años en un reformatorio por robo a mano armada. Y esa no iba a ser la última vez que tuviera problemas con la ley: a lo largo de su vida Berry se
vio envuelto en escándalos por meterse con menores de edad, evadir impuestos y hasta por poner cámaras en el baño de damas en un restaurante de su propiedad. No vale la pena ahondar en sus malas costumbres, quizá con Johnny B. Goode se haya ganado el cielo.

De la mano del sello discográfico Chess, Chuck Berry llegó al público blanco. Es que el afroamericano entendió que tenía que dejar relegado el blues por un rato para abocarse a un ritmo más bailable. Si Elvis era El Rey, Chuck habría de ser una especie de emperador. Nadie se resistía a sus shows súper energéticos y al carisma de su baile loco, incluido El paso del pato (The Duck Walk, en el inglés original) que años después copiaría (en homenaje a Berry, sin dudas) el australiano Angus Young. Sí, Chuck también influyó en la música de AC/DC.

Video: YouTube, cuenta: Largarife2

En el fondo de Louisiana, cerca de Nueva Orleans, camino de vuelta del bosque, entre los tupidos árboles, allí había una cabaña hecha de troncos, madera y tierra, donde vivía un chico de campo llamado Johnny B. Goode, quien nunca aprendió a leer o escribir muy bien, pero que tocaba la guitarra como si estuviese tocando una campana.

La historia que contaba Chuck Berry en Johnny B. Goode se parece bastante al clásico "sueño del pibe". Y si se le suma una madre que sobre el final le vaticina "Algún día serás un hombre y serás el líder de una gran banda", el rock and roll se termina convirtiendo en el inconsciente colectivo de una generación que quería brillar.

¿O acaso los centennials no quieren ser también estrellas de algo? Trascender, ser famoso, tener éxito y dinero es el deseo de todo rockstar en ascenso y Chuck Berry lo logró con creces. Para cuando Johnny B. Goode se publicó en 1958 en forma de single, el músico ya estaba lejos del campesino de la casucha en el bosque. Para ese entonces compartía banda con Johnnie Johnson en los teclados. "Johnnie, sé bueno", le decía Chuck a su compañero de banda que tendía a los problemas con el alcohol, y de ahí vendría el estribillo. También dicen que el pianista vivía en la calle Goode, todo un juego
de palabras. Aunque lo de este Johnnie eran las teclas y no las cuerdas, igual Chuck habría tomado ese consejo para hacerlo canción.

A lo largo de su vida, Berry reconoció que el Johnny de la composición era un poco él (la guitarra era lo suyo), aunque haya exagerado "la pobreza" del personaje, ya que él no era un campesino sin educación (incluso llegó a estudiar peluquería en su juventud). Otra diferencia es que el chico de la canción era de Louisiana, cuando él era oriundo de San Luis. El músico también aceptó que para que el tema fuera apto para todo público -y por
sugerencia de la compañía discográfica- modificó la letra que él mismo había escrito en un comienzo. Donde decía "Ese pequeño niño de color podría tocar" prefirió cantar "Ese pequeño campesino podría tocar". Nada de colores, nada de racismo.

Como un símbolo de la década del 50, Johnny B. Goode se volvió a recibir de clásico en 1985. Aunque en 'Volver al Futuro' el DeLorean los había llevado a 1955, o sea que faltaban unos años para que ese rock and roll se convirtiera en clásico. En la fiesta de graduación donde se iban a conocer sus padres, Marty McFly (interpretado por el actor Michael Fox) que había viajado al pasado, sube a tocar con una banda e interpretan el hasta ese momento (según la línea de tiempo de la película) desconocido tema.