TJ Khayatan visitó una galería en San Francisco (EE.UU.) y decidió hacer una broma a los visitantes del centro cultural. Foto: Twitter / @TJCruda

TJ Khayatan visitó una galería en San Francisco (EE.UU.) y decidió hacer una broma a los visitantes del centro cultural. Foto: Twitter / @TJCruda

#lachistosa

Unos lentes en el piso de una galería ¿Arte o trolleo?

Redacción Afull (I)

Algunas personas solo quieren ver arder al mundo. TJ Khayatan, un adolescente de 17 años que vive en San Francisco (EE.UU.), es uno de ellos. El joven visitaba una galería de arte contemporáneo junto a sus amigos cuando se le ocurrió una brillante broma.

Existe una división en el mundo de la industria cultural sobre el arte contemporáneo: Algunos lo alaban como una revolución de los esquemas estéticos. Otros, por su parte, lo aborrecen por su 'simpleza' y objetan que no existe realmente un fondo o una justificación en muchas de las obras.

It's Always Sunny in Philadelphia - Frank as an Art Collector - Ongo Gobloggian Part 2/2
make animated gifs like this at MakeaGif

Según recoge el portal Buzzfeed, el grupo de jóvenes quedó bastante impresionado con algunas piezas de arte que se mostraban en la galería. Sin embargo "algunas de las obras no eran tan sorprendentes". Al ver un animal de peluche cubierto con una sábana gris, Khayatan se cuestionó si las personas que visitaban el museo realmente se impresionaban por eso.

Por esta razón, decidió llevar a cabo un experimento social bastante simple. Puso sus lentes ópticos sobre el piso de un rincón de la galería, se apartó de la 'escena del crimen' y esperó para ver cómo reaccionaba la gente.

Según comenta el adolescente, pasaron pocos segundos para que los visitantes de la galería comenzaran a interesarse por el objeto dejado en el piso. Algunas personas se acercaron a observar la pieza y a tomar fotos. Pronto, más gente se fue acercando e intentaron descubrir y apreciar la obra de arte espontánea.

Khayatan aprovechó la oportunidad y tomó algunas fotos de la divertida escena, en la cual los espectadores no se daban cuenta de que eran víctimas de un trolleo. El joven publicó las imágenes en su cuenta de Twitter y rápidamente consiguió más de 48 000 retuits.

Sin embargo, el joven californiano dice que no lo hizo con mala intención. "Estoy de acuerdo con que el arte moderno puede ser un chiste a veces, pero el arte es una manera de expresar nuestra propia creatividad", asegura al portal Buzzfeed. "Algunos lo pueden interpretar como un chiste, algunos pueden encontrarle un gran significado espiritual. Al final del día, yo lo veo como un placer para la gente de mente abierta y las mentes imaginativas", concluye.