#paraquecaches

Bitcoin para 'dummies': ¿Cómo funciona esta criptomoneda y por qué genera tanto debate?


Valentín Díaz
Redactor (I)
25 de enero de 2018 15:30


Las criptomonedas y, en especial, el bitcoin son un tema que mantienen fascinados a economistas, programadores, ‘geeks’ e inversionistas en todo el mundo. El bitcoin llegó a una apreciación histórica en diciembre de 2017 al pasar el valor de USD 19 850. Pero poco después de esto, volvió a caer por debajo de los USD 12 000. Hasta las 18:00 de este miércoles 24 de enero de 2018, se mantenía en USD 11 114..

Su precio es sumamente volátil, por lo que analistas económicos lo miran con cuidado. Sin embargo, son sus principios los que entusiasman a más de uno; un sistema monetario descentralizado y sin el control directo de estados o compañías privadas. Para hablar de criptomonedas es necesario reconocer que la economía es una ciencia social y, tanto su aplicación como su apreciación, son subjetivas.

La idea de una moneda descentralizada une a varios tipos de pensamiento que durante varios años habían estado separados. El primero es el movimiento Creative Commons, de software libre o abierto; el segundo, los movimientos por la privacidad de la red o el movimiento contracultura ‘cyberpunk’; y, de igual manera, los libertarios o teóricos de la moneda. Estos tres grupos ahora han encontrado una causa común en el bitcoin.

Para Luis Espinosa Goded, profesor de economía de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ), el bitcoin “es una alternativa monetearia. No es un nuevo tipo de dinero, porque para que sea dinero tiene que ser generalmente aceptado. Esa es la definición clásica de dinero”. Espinosa asegura que el alza exponencial que ha tenido el bitcoin se debe a que “la valoración de lo que es el bitcoin ha variado y ahora hay mucha más gente que piensa que el bitcoin es una buena alternativa monetaria”.

En contraste, para Ronal Ruiz, consultor económico, esta criptomoneda “se comporta como una burbuja financiera. Esto es cuando el capital, todo el dinero que está detrás de algo, empieza a construirse sobre producción que no existe”. El economista prefiere explicar el tema de la manera más sencilla: con manzanas.

“Tienes 10 manzanas y por su venta recibes USD 10. Pero supongamos que las manzanas se vuelven súper cotizadas, o que ya no hay manzanas en el mundo. Empiezas a venderlas a USD 100 o 200. Poco a poco ya no se intenta comprar la manzana para comerla, sino que la compro porque sé que va a costar más en el futuro. Todo eso de esperar para venderla es dinero que se está generando sobre un uso que no se le da a la manzana. Esta está ahí, nadie se la está comiendo, pero sigue generando dinero porque sí. Y cada vez cuesta más porque sí”. Esto, asegura Ruiz, puede llevar a un colapso.

Pero Espinosa Goded argumenta que, así como el bitcoin no tiene un respaldo en transacciones de bienes y servicios, otros métodos de intercambio monetario tampoco lo tienen. “¿Y el dólar qué respaldo tiene? ¿Y el euro? ¿Y el yuan? El bitcoin no tiene ningún respaldo, ni ninguna de las otras monedas que existen lo tienen. El bitcoin lo que hace es evidenciar que ninguna moneda tiene un respaldo”. Asegura que sí existen varios intercambios de bienes o servicios que se pueden realizar. “Puedes comprar en Amazon o puedes comprar videojuegos”, dice.

En diciembre de 2017, Steam, una de las compañías de servicios de videojuegos más grandes en el mundo, con alrededor de 67 millones de usuarios activos, decidió dejar de aceptar bitcoins como modo de pago. La razón que dio un ingeniero de la compañía en una entrada en su blog fue que el precio altamente volátil del bitcoin se traduce en tasas de transacción cada vez más altas, conforme sube el precio de la criptomoneda.

La especulación no es un fenómeno nuevo que se da únicamente con el bitcoin. Desde la Revolución Industrial, los mercados bursátiles la han venido utilizando. Sin embargo, la diferencia para Ronal Ruiz es que “Wall Street sí se basa en la confianza que tú tienes en las empresas. Y esa confianza se da por la producción. Tienes empresas como Coca-Cola o McDonald’s, multinacionales gigantescas a las que ves vendiendo todos los días y sacando nuevos productos”.

Ruiz agrega que, en ocasiones, el negocio de las grandes empresas no es lo que se logra ver a simple vista, sino algo que está por detrás. “Por ejemplo, el negocio de McDonald’s no es la venta de comida, sino los bienes raíces. Muchas veces ni siquiera lo ves, pero el respaldo está ahí. Tal vez en general en el mercado bursátil, el interés y este agregado se generan un poco por encima de la producción real, pero no es al nivel de una burbuja financiera, que es normalmente cuando la brecha entre la producción y el capital que se está generando en algún punto es difícil de calcular”.

El bitcoin no es un medio de pago autorizado en Ecuador. En un comunicado desplegado el pasado 8 de enero de 2018 en su página web, el Banco Central del Ecuador asegura que “es una criptomoneda que no tiene respaldo, pues sustenta su valor en la especulación. Las transacciones financieras realizadas a través del bitcoin no están controladas, supervisadas ni reguladas por ninguna entidad del Ecuador, razón por la que su uso representa un riesgo financiero para quienes lo utilizan”.

Sin embargo, aclara que en el país no está prohibida su compra-venta. El caso es el mismo con la mayoría de bancos centrales alrededor del mundo, incluyendo Estados Unidos. “Y aunque fuera un medio de cambio, si tuvieras esa opción, pocos lo están usando para eso. Normalmente, se compran para guardarlos un rato y después venderlos mucho más caros”, dice Ruiz.

Pero Espinosa Goded ve el no reconocimiento por parte de los bancos centrales como algo favorable. “Que nadie reconozca al bitcoin; esa es su gran ventaja. Que no necesitamos que un gobierno reconozca al bitcoin para que funcione y sea un medio de intercambio. A los libertarios nos gusta mucho el bitcoin, porque es un dinero que no necesita el reconocimiento de nadie, como el oro”, asegura.

Agrega que es inesperada la subida en su precio que se vio durante el último año. “Si a mí me preguntabas hace un año, yo nunca hubiera creído que hubiésemos llegado tan lejos tan pronto ¿Se mantendrá en el tiempo o no? Eso lo veremos”, comenta. Para el profesor de economía, lo que destaca del bitcoin es el cambio de paradigma que supone. “Ya hay algo nuevo; el dinero ya puede ser privado, o una criptomoneda, ya puede ser anónimo o internacional, no estatal. Para una moneda que tiene 10 años, llegar a ser la moneda 20 del mundo. Se puede hundir mañana, pero aun así es un gran éxito”.

Para Espinosa Goded, la irrupción del bitcoin en el ámbito monetario supone un cambio estructural de pensamiento que se inició con la dolarización en el país. “Con la dolarización, de repente desvinculamos la idea de que cada país debe tener su moneda y ahora cada país puede tener la moneda que elija. Lo hizo Ecuador y lo hizo también la Unión Europea con el euro. Ahora, ¿qué es el bitcoin? Es la idea de que el dinero no tiene que ser de ningún estado. Es seguir avanzando en la dirección de desvincular dinero con soberanía. La dolarización es un primer paso, y fue tremendamente exitoso. El bitcoin es un paso más en esa dirección”.

Pero, muy aparte de los principios filosóficos del bitcoin, nunca está de más la mesura al momento de comprarlos. Ronal Ruiz asegura que los riesgos personales que corre un inversor dependen de en qué momento los compres. “En caso de que sea una burbuja financiera, no sabes cuándo va a explotar. El comportamiento del bitcoin está cerca de la explosión porque está repuntando y cayendo en cortos periodos de tiempo, casi de la nada. Si tú lo hubieras comprado a inicios de diciembre y hubiera subido una o dos semanas después, no hubieras corrido ningún riesgo. Hubieras salido ganando bastante, de hecho. Pero ahora, en realidad, es complicado decir cuál es el riesgo que corres porque puedes aportar a la especulación”.