Los tacos estilizan la figura y resaltan las curvas femeninas. Foto: Flickr/ Joan Lesan

Los tacos estilizan la figura y resaltan las curvas femeninas. Foto: Flickr/ Joan Lesan

#orgánica

Los tacones, ¿ángeles o demonios?

Gabriela Castellanos
Redactora (I)

Los tacones pueden ser el complemento ideal para un atuendo de oficina, son casi infaltables para una noche en la ciudad, y por qué no, para un fin de semana en familia. Hay mujeres que simplemente no pueden salir a la calle sin, al menos, unos botines de taco pequeño. Para el podólogo Luis Márquez, este accesorio es tan utilizado porque “estiliza la figura y resalta las curvas femeninas”.

Otra ventaja de estos zapatos es que obliga a las mujeres a caminar de forma erguida para mantener el equilibrio. Un estudio de la Universidad de Verona, en Italia, indicó además que el uso continuo de tacones puede fortalecer los músculos del suelo pélvico.

Pero no todo es color de rosa. A veces los tacones pueden ser menos ángeles y más demonios. Estar a 10 o 15 centímetros del piso puede causar desbalances y aumenta el riesgo de caídas y esguinces. Márquez recibe mensualmente al menos 5 mujeres que han tenido accidentes con sus zapatos. Esto también ocurre cuando la materia prima con la que se fabrica el calzado no es de buena calidad.

Otro problema que observa el especialista es la formación de callos en los talones. “La piel de algunas zonas se vuelve dura por la excesiva presión que hay sobre ellas”, dice. El uso prolongado, incluso por años, puede causar además deformaciones de los pies.

Al estar apretados y encerrados en zapatos de todas las formas, van adoptando la forma de los tacos que luego es muy difícil de revertir. Por ejemplo, los zapatos de punta hacen que los dedos se amontonen uno sobre el otro para poder alcanzar, esto es conocido como el ‘quinto varo’. Para devolver la figura al pie es necesaria una cirugía.

El conocido espolón calcáneo también es una consecuencia de caminar con tacones altos. Este dolor agudo en la zona plantar e interna de la parte posterior de la extremidad, empeora al estar de pie y con la marcha.

Para evitar lesiones y daños en las extremidades, Márquez recomienda utilizar zapatos con tacos anchos y con una altura no mayor a cinco centímetros. Otro consejo es combinar el uso de tacones con otros zapatos más bajos como zapatillas. Estas le darán a sus pies libertad y espacio suficiente.