La presencia de cafeína en las bebidas energizantes podría causar problemas a quienes las consumen

La presencia de cafeína en las bebidas energizantes podría causar problemas a quienes las consumen. Foto: Flickr

#paraquecaches

Esto le sucedería a tu cuerpo si tomaras cinco bebidas energizantes al mismo tiempo 

Infobae - Red de Noticias Albavisión. (I)

Mientras que una taza de café contiene unos 100 miligramos de cafeína, una bebida energizante estándar puede contener unos 80 miligramos de esta substancia, aunque también existen algunas que acumulan hasta 200 miligramos.

La acumulación, sin embargo, no es necesariamente buena. Cuando se acerca el fin de semana y alguien piensa en tomar, por ejemplo, cinco botellas de energizante no va a garantizarse  25 horas de energía. En realidad, va a causarse una sobredosis de cafeína. Una intoxicación que, entre otros síntomas, incluye presión alta, palpitaciones, náuseas, vómitos, convulsiones y en algunos casos puede llevar a la muerte.


"La cafeína es algo bueno en dosis bajas", dijo a Live Science Kathleen Miller, investigadora del Instituto sobre Adicciones de la Universidad de Buffalo, especializada en bebidas energizantes. Y 1 000 miligramos de cafeína (el equivalente a diez tazas de café), está mucho más allá del umbral de la dosis baja benéfica.

"Al consumir cinco botellas de energizante, sin embargo, uno abandona el terreno de la atención y la alerta para internarse en el del nerviosismo, la ansiedad y las palpitaciones cardíacas", agregó Miller. La intoxicación grave comienza con 5 000 miligramos de cafeína: además de sufrir alucinaciones, la persona corre peligro de morir por el riesgo de convulsiones y ataque cerebrovascular.


El peligro es más grave para personas que tienen problemas cardíacos, los conozcan o no. En 2012, por ejemplo, una niña de 14 años con una válvula del corazón afectada murió tras ingerir dos latas de Monster en un día, o 480 miligramos de cafeína.

En el caso de la adolescente se sumó que, por ser menor, su baja masa corporal hizo más grave la intoxicación: eso lleva a que sean especialmente malos para los menores de edad. Y, sin embargo, las bebidas energizantes se promocionan entre la gente joven. Muchos de los que las beben son, por lo tanto, inexpertos, y pueden creer que más es mejor, advirtió el periódico The Telegraph.


"En términos químicos, la cafeína puede engañar al cuerpo para hacerlo pensar que uno está perfectamente despierto cuando en realidad necesita sueño", explicó la médica Miller. "Con el uso repetido, la cafeína puede subir la presión sanguínea y causar trastornos prolongados de sueño".

Además, como contienen azúcar, estas bebidas pueden causar subida de peso y diabetes de tipo 2. Por último, el consumo constante causa hábito, y dejar la cafeína en altas dosis tiene síndrome de abstinencia como dolor de cabeza y ansiedad.