Un estudio realizado por una Universidad estadounidense confirmó que la alimentación no tiene influencia directa en las migrañas.

Un estudio realizado por una Universidad estadounidense confirmó que la alimentación no tiene influencia directa en las migrañas. Foto: Matt Brown/Flickr

#orgánica

Por qué algunos alimentos provocan migrañas

El 15% de la población mundial sufre dolores de cabeza con regularidad; un número alarmante. Sus síntomas dificultan el normal desarrollo del día de los afectados. Las migrañas, su versión más dolorosa, se presenta en especial en mujeres en edad reproductiva, de entre 20 y 40 años.

Hasta entonces, se creía que ciertos alimentos ricos en nitratos, además de algunos medicamentos puntuales, contribuían en la aparición de los dolores. Una popular y vieja encuesta en Estados Unidos reveló que la mayoría de los pacientes que sufrían migrañas encontraba un vínculo entre la presentación de los episodios y sus dietas de gran contenido de nitratos, por ejemplo, por el consumo de carnes y vegetales de hojas verdes como lechugas y espinacas.

Sin embargo, un nuevo estudio realizado por la Universidad de California en San Diego arrojó un resultado más exhaustivo. Los científicos a cargo del estudio, publicado en la revista Live Science, analizaron 172 muestras orales y cerca de 2 mil muestras fecales de personas sanas que participaron en uno de las investigaciones más grandes de la actualidad, el American Gut Project, subvencionada a partir de la financiación colectiva.

Luego de analizar las muestras, los investigadores concluyeron que no era la ingesta de alimentos por sí sola lo que provocaba las migrañas, sino las bacterias que el consumo de esos alimentos genera en la boca. Esas bacterias contribuyen en la conversión de los nitratos en óxido nítrico; una sustancia que se considera que desempeña un papel preponderante en los dolores de cabeza constantes.

"Hay una creencia generalizada de que alimentos como el chocolate, el vino y otros con alto contenido en nitratos provocan migrañas. Pero lo que hemos visto en nuestro trabajo es que quizás haya una conexión entre lo que la gente come, sus microbiomas y sus experiencias con las migrañas", explicó Antonio González, director de la investigación.

El equipo científico descubrió que las personas con migrañas frecuentes albergan mayor cantidad de bacterias bucales que quienes no padecen la patología. Aunque no todas las consecuencias serían negativas ya que se cree que esa peculiaridad también una otorga una mayor protección a nivel cardiovascular.

"Sabemos que la cavidad oral contiene bacterias reductoras de nitratos. Y creemos que esto supone una ventaja a nivel de la salud cardiovascular. Sin embargo, también sabemos que esta situación guarda una conexión potencial con las migrañas, pero aún debemos investigar si estas bacterias son la causa o la consecuencia de las migrañas", sostuvo González.