3 de julio de 2017 00:00

La zona para nuevo aeropuerto de Guayaquil se delimita

Obreros de la concesionaria Cerranaig trabajan en la construcción del cerramiento de una parte del aeropuerto. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Obreros de la concesionaria Cerranaig trabajan en la construcción del cerramiento de una parte del aeropuerto. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 5
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 12
Jorge González

El área de 2 020 hectáreas donde se construirá el nuevo aeropuerto intercontinental de Guayaquil, en Daular, empezó a ser delimitada.

Se inició el levantamiento de un cerramiento en una longitud de 7,5 km de los 18 km que bordean el sitio donde se asentará el ‘megaproyecto’. Esta constituye una de las primeras obras físicas.

Los trabajos se ejecutan a un costado de la vía que conecta al recinto Daular con Chongón, a unos 30 minutos desde el km 33 de la vía a la Costa. En la zona, en la que hay una abundante vegetación y terreno irregular, hay maquinaria y trabajadores de Cerranaig, concesionaria encargada de la tarea.

Kléver Suárez, ingeniero civil de la obra, contó que los trabajos empezaron a inicios de junio pasado y se ha intervenido una extensión de 5 km. Allí se hizo la remoción de tierra, relleno y la puesta de una base de hormigón de 60 cm de largo por 60 de ancho. Encima se colocará un metro de mampostería y una malla metálica de dos metros.

Nicolás Romero, gerente de la Autoridad Aeroportuaria de Guayaquil (AAG), confirmó que la entidad adjudicó la obra. La construcción del nuevo aeropuerto se iniciará en el 2019 y se prevé que su primera fase sea entregada en el 2024.

Romero agregó que hay la posibilidad de que este mes el Alcalde inicie el proceso de concesión, que será por un mínimo de 35 años de operación. Explicó que se hará una presentación de propuestas para concretar una alianza público-privada.

“Lo vamos a concesionar para que lo construyan, para que lo mantengan y lo operen a riesgo del concesionario, para que el Municipio no tenga que estar invirtiendo dinero”.

Agregó que Tagsa, actual concesionario del aeropuerto José Joaquín de Olmedo, está interesado. Además, indicó, que ha recibido visitas de compañías chinas y canadienses, por lo que el interés es alto.

“Una vez que se llame a concurso, la empresa ganadora la deberíamos tener para fin de año o enero del próximo año para firmar contrato de concesión porque el Gobierno debe aprobar la alianza público-privado”, indicó.

Según el plan maestro, el aeropuerto contará con una pista central que tendrá una longitud de 4 100 metros y dos laterales de 3 500 metros en su diseño final; en la primera fase se construirá solo una de ellas. Con esas pistas se prevé recibir vuelos simultáneos y de países lejanos de Asia o Europa.

Las estimaciones iniciales apuntan a que la terminal, en la que habrá 36 mangas de embarque y posiciones para 50 aeronaves, tenga una capacidad para 16 millones de pasajeros al año. Se proyecta que la terminal José Joaquín de Olmedo tenga hasta el 2024 una capacidad para 7 millones.

Jorge Rodríguez, vocero del Municipio, comentó que se prevé que Tagsa entregue USD 300 millones por concepto de su actual concesión hasta el 2024, cuando culmine su operación. El funcionario explicó que esos recursos irán para el proyecto en Daular.

El movimiento de obreros en Daular genera expectativas entre los pobladores del recinto, en el que habitan unas 1 200 familias, según el presidente de la comuna, Julio Preciado.

Él contó que en los últimos años se han incorporado servicios que antes no tenían, como agua potable, alcantarillado y una planta de tratamiento de aguas servidas.

Pero, aclaró, anhelan un subcentro de salud y una unidad de vigilancia comunitaria para que la policía dé seguridad a los residentes.

Jéssica Huaraca, quien posee una pequeña tienda en la localidad, afirmó que el proyecto les llama la atención por las plazas de empleo que se puedan abrir durante la construcción. “Muchos de nuestros jóvenes no ven futuro aquí, si vienen empresas, hoteles, seguramente cambiará la vida de ellos, ya no tendrán que irse a Guayaquil (a 50 minutos)”.

Otro de los pedidos es la vía de acceso. Llegar desde la vía a la Costa hasta el centro del poblado se vuelve “un calvario”, según Huaraca.

En la ruta hay que esquivar baches en una vía angosta mezclada entre asfalto y tierra. En ocasiones los vehículos deben parar la marcha y salirse -incluso- un poco de la carretera hacia el monte cuando hay otro vehículo en movimiento en el sentido contrario.
Rodríguez dijo que el poblado está entre los planes municipales. Afirmó que hay dos vías de acceso que ya están en fase de contratación y que irán hasta la zona del aeropuerto.

También, dijo que recientemente se reparó la iglesia local. Además, puntualizó que por el proyecto no se harán expropiaciones a los habitantes.

La Fundación Nobis suscribió un convenio por 3 años con Autoridad Aeroportuaria de Guayaquil, para fomentar las capacidades productivas de los habitantes de Chongón-Daular.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (1)