15 de septiembre de 2014 16:19

EE.UU. lanza un plan para prevenir el extremismo entre los estadounidenses

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 3
Contento 0
EFE

El Gobierno de EE.UU. anunció hoy, lunes 15 de  septiembre de 2014,  una serie de programas para contrarrestar la amenaza interna del "extremismo violento" y evitar que más jóvenes estadounidenses se unan al Estado Islámico (EI) y otros grupos yihadistas que combaten en Oriente Medio.

La nueva estrategia, anunciada por el secretario de Justicia estadounidense, Eric Holder, pretende desarrollar métodos para detectar a jóvenes con potencial de convertirse en extremistas e "intervenir" antes de que se radicalicen.

"Hoy, pocas amenazas son más urgentes que la del extremismo violento. Y con la emergencia de grupos como el EI y la conciencia de que algunos estadounidenses están intentando viajar a países como Siria e Iraq para tomar parte en esos conflictos, el Departamento de Justicia está respondiendo", dijo Holder en un mensaje en vídeo.

Estados Unidos calcula que unos cien estadounidenses se han unido a las filas del EI en Iraq y Siria, dentro de un total de alrededor de 15 000 combatientes extranjeros que preocupan a Occidente por la posibilidad de que usen sus pasaportes para regresar a sus países de origen y planeen ataques en esos territorios.

Mientras crea una coalición internacional para combatir al EI, el Gobierno del presidente de EE.UU., Barack Obama, también quiere desarrollar "una amplia red de alianzas comunitarias que mantengan seguro al país" en el plano interno, explicó Holder.

"Trabajaremos de cerca con representantes comunitarios para desarrollar estrategias integrales a nivel local, para aumentar la concienciación sobre asuntos importantes, para compartir información sobre mejores prácticas y para ampliar y mejorar la formación en todas las áreas del país", añadió el fiscal general.

El Departamento de Justicia no difundió detalles sobre el contenido de los programas ni las ciudades que participarán, pero la Casa Blanca precisó que los esfuerzos incluyen al Departamento de Seguridad Nacional y el Centro Nacional contra el Terrorismo.

"Las comunidades locales son la primera línea de defensa y respuesta (ante el extremismo) y son esenciales para afrontar el reclutamiento de combatientes extranjeros, especialmente cuando los grupos basados en Siria intentan buscar a occidentales", dijo un funcionario de la Casa Blanca, que pidió el anonimato.

"A menudo, las autoridades de seguridad locales tienen más capacidad de identificar a individuos o grupos que exhiban comportamientos sospechosos o peligrosos e intervenir antes de que cometan un acto de violencia o intenten viajar a zonas de conflicto en el extranjero", añadió la fuente.

El Departamento de Seguridad Nacional ha desarrollado "herramientas para ayudar a que su personal, ya sean funcionarios de transporte, de inmigración o de aduanas, pueda identificar a sospechosos de ser extremistas violentos", recordó la fuente.

Holder anunció hoy que la Casa Blanca celebrará en octubre una cumbre dedicada a centralizar los esfuerzos contra el "extremismo violento" en EE.UU., que además de al EI permite nutrir las filas de grupos yihadistas en Somalia y Yemen.

Asimismo, el próximo 24 de septiembre, durante la Asamblea General de la ONU, Obama presidirá una sesión del Consejo de Seguridad de ese organismo sobre la amenaza que presentan los combatientes extranjeros en los grupos yihadistas.

La alarma respecto a los estadounidenses que se unen al EI aumentó el mes pasado con la muerte de Douglas McAuthur McCain, un californiano de 33 años que falleció mientras luchaba en las filas del EI en Siria.

Desde entonces han salido a la luz otros casos, como el de Shannon Maureen Conley, una joven de 19 años que el pasado miércoles se declaró culpable de conspiración para apoyar a una organización terrorista tras ser detenida en el aeropuerto internacional de Denver (Colorado, EE.UU.).

Conley, que se había convertido al Islam, se dirigía a Alemania y su destino final era Turquía, donde quería unirse a un campo del EI cerca de la frontera turca con Siria para casarse con Yousr Mouelhi, un miembro del grupo yihadista al que había conocido en Internet, según su propia declaración a los investigadores.

Precisamente la red es uno de los medios de reclutamiento de jóvenes que más vigila el FBI y, ante ello, la Casa Blanca creó el año pasado un grupo de trabajo para contrarrestar esa amenaza específica.

Mientras, Estados Unidos sigue tratando de dar forma a una coalición global contra el EI y el recién nombrado enviado especial para esa tarea, el general retirado John Allen, se reunirá mañana con Obama para ponerlo al día sobre los compromisos obtenidos hasta ahora, informó hoy la Casa Blanca.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)