15 de January de 2010 00:00

Yasuní y Correa (III)

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Mauro Terán Cevallos

“Piensa antes de hablar: el tonto tiene el corazón en la lengua; el inteligente tiene la lengua en el corazón”.

Es la vieja sentencia de nuestros  mayores que hoy tiene plena actualidad ante las sabatinas diatribas presidenciales.

Es verdad, cuando se tiene el corazón en la lengua se dice cualquier cosa sin medir las consecuencias, y hasta saltan a la vista  los verdaderos sentimientos. Los dobles discursos caen por su  propio peso.

La salida de  Fander Falconí significa muchas cosas, desde lo doctrinario hasta lo pragmático, pero lo importante es que se  develó, al fin, que el presidente Correa no es parte de ningún proyecto político y no puede serlo, porque su personalidad le impide someterse a libretos previos. Su proyecto político ahora está claro y es la salida caudillista.
No se trata de formar movimientos ni alianzas medianamente revolucionarios ni de llevar adelante tibios reformismos; se trata simplemente de construir un nuevo “ismo” a la manera del viejo arroyismo o el viejo velasquismo.

Ahora se quiere consolidar  simplemente un “correísmo” que  irrumpa en los matices de la democracia meramente formal para, en el futuro,   simplemente ganar elecciones y entregar el país a los serviles y corruptos.

Lo bueno es que los ecuatorianos del siglo XXI ya estamos curados de los “ismos”, y cualquier pretendido caudillo del siglo XXI  deberá entender que este pueblo puede ser engañado, circunstancial y transitoriamente, pero jamás soporta dogal ni espuela.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)