16 de febrero del 2016 00:00

Ximena Amoroso dejó el SRI tras 23 meses de gestión

Leonardo Orlando, director encargado del SRI (izq.) y Ximena Amoroso (centro), quien dejó ayer el cargo en la entidad. Archivo: Patricio Terán / EL COMERCIO

Leonardo Orlando, director encargado del SRI (izq.) y Ximena Amoroso (centro), quien dejó ayer el cargo en la entidad. Archivo: Patricio Terán / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 2
Indiferente 86
Sorprendido 5
Contento 36
Redacción Negocios

Ximena Amoroso, dejó ayer la dirección del Servicio de Rentas Internas (SRI), luego de un año y 11 meses de gestión. Ella se caracterizó por realizar una administración más de perfil técnico y de bajo perfil político, evaluaron empresarios consultados. El subdirector de Cumplimiento Tributario, Leonardo Orlando, fue designado como director encargado mientras se designa al titular.

El Decreto Ejecutivo 914, suscrito por el presidente de la República, Rafael Correa, no detalla las razones de la salida de Amoroso, solo le agradece por su trabajo en la entidad.

Durante su gestión, la funcionaria impulsó la Ley de Remisión de Intereses, Multas y Recargos y la Ley de Incentivos a la Producción y Prevención de Fraude Fiscal.

Con el primero, se logró recaudar USD 971,69 millones y con el segundo unos USD 200 millones en momentos en que la baja del precio del petróleo afectó a la Caja Fiscal.

La exdirectora también hizo una fuerte defensa de los proyectos del Ejecutivo sobre Herencias y Plusvalía, que luego fueron temporalmente suspendidos mientras se realiza un diálogo nacional. Estos proyectos han sido fuertemente criticados por el sector empresarial, que aún pide su archivo definitivo.

Desde hace una semana los rumores de la salida de Amoroso se hicieron eco en las redes sociales. El SRI no descartó ni confirmó oficialmente esta información, pese a los insistentes pedidos realizados por este Diario.

El 11 de febrero se realizó una reunión con funcionarios de la entidad en la que se despidieron de Amoroso. La cita se hizo en el Centro de Estudios Fiscales del SRI, ubicado en Quito, donde no se permitió la entrada a uno de los reporteros de este Diario.

Para Patricio Alarcón, presidente de la Cámara de Comercio de Quito (CCQ), Amoroso hizo un buen trabajo al frente de la entidad. “Mantuvo (Amoroso) una política clara; el modelo es el equivocado”.

Carlos Licto, consultor del estudio jurídico Prado, comenta que evaluar la gestión de la exfuncionaria es muy apresurado si se compara con las directrices que ejecutó Carlos Marx Carrasco durante los siete años que estuvo a cargo del SRI. Pero destaca que su mayor fortaleza fueron los avances en las herramientas de control del SRI, para cruces de información y actualización de bases de datos.

La salida de la funcionaria se da en momentos en que la caída de ingresos petroleros afecta la Caja Fiscal y en medio de una coyuntura de menor recaudación de tributos para el Gobierno Central.

Según estadísticas del SRI, los ingresos tributarios totales comienzan a caer desde agosto pasado en un promedio del 13% mensual hasta diciembre.

Alarcón considera que este bajón no es por una mala gestión de la autoridad, sino porque la economía presenta un ritmo diferente, lo que se refleja principalmente en la disminución de los ingresos por Impuesto al Valor Agregado (IVA). “Si la economía se contrae, el cobro de impuestos también tendrá un bajón” dice. Además, sostiene que el acercamiento con el sector privado dio buenos resultados.

En enero pasado la tendencia se mantuvo. Según datos de la ejecución presupuestaria del Ministerio de Finanzas, por concepto de impuesto se logró USD 1 221,3 millones, un 19,5% menos frente a igual mes del año anterior cuando se percibieron USD 1 517,6 millones.

Amoroso impulsó reformas tributarias que fueron criticadas en su momento por el gremio empresarial, pero a pesar de ello Roberto Aspiazu, director del Comité Empresarial Ecuatoriano (CEE) también calificó su trabajo de bueno. “Ella es formada en su ámbito, inteligenciada de la oficina que dirigía y no tenía un perfil político”, precisó.

La gestión del SRI, indicó Aspiazu, va más allá de las personas, es institucional, está consolidada y fuerte. Por ello, el ejecutivo no espera un giro de 180 grados con la nueva administración.
Los temas pendientes que deja la administración de Amoroso se centran en un mayor control al sector informal y la poca agilidad para realizar trámites tributarios, menciona Carlos Licto.

En contexto


Ximenta Amoroso asumió el cargo en marzo del 2014. Durante su gestión, tuvo que afrontar una coyuntura económica difícil que generó una disminución de los ingresos tributarios. También hizo una defensa de los proyectos de Herencias y Plusvalía.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (2)