24 de February de 2010 00:00

Washington Pesántez justifica el uso de dos vehículos públicos para su esposa

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Judicial

El Grand Vitara SZ   blanco de la Fiscalía que arrolló el 14 de enero a Natalia Emme   fue asignado de forma “provisional”  para la seguridad de Aliz Borja. Lo señaló   ayer el fiscal general, Washington Pesántez.

Él sostuvo   que  hasta antes de diciembre su esposa se transportaba en un Peugeot de la institución, pero  “lo dimos de baja, porque su mantenimiento costaba más que el  servicio que daba”.

 Según Pesántez, su jefe de seguridad, Marco Moreno,  autorizó el uso del Grand Vitara SZ, pero no para “cosas personales, sino para llevar y traer (a Borja) del hospital” Baca Ortiz,  donde labora como  jefa de Oncología. “No hay nada de malo en proteger a mi familia por las amenazas que reciben”, aseguró Pesántez a este Diario.

Pero  el asambleísta de País, Francisco Velasco, cree que si el Vitara SZ blanco  “fue comprado para la Fiscalía, no tenía por qué ocuparlo  la esposa del Fiscal”.

Pesántez aseguró que el 13 de enero, un día antes del accidente, el conductor de Borja  (Wilson Velasteguí) le informó  que un auto sospechoso los seguía y  que por ello    pidió la ayuda  de otro auto para que lo escoltara el 14 de enero. 

En su declaración a la Fiscalía,  Velasteguí no habló de esa advertencia del 13 de enero. Más bien sostuvo  que recién el día del accidente se percató de que un vehículo supuestamente lo seguía y que por ello ingresó a la vía exclusiva de buses de la av. América.

Aliz Borja dijo que Velasteguí no le informó sobre la supuesta persecución y estimó que el policía tomó la vía exclusiva porque el día del accidente iba a una emergencia médica en el hospital.

El jeep gris roca que escoltó al Vitara blanco   fue entregado  en comodato por la Dirección Nacional de Tránsito a la Fiscalía en 2008   -junto a otro Vitara- para el uso de los   fiscales de tránsito.   
Pesántez dijo  que los jeep fueron solicitados por la anterior fiscal, Cecilia Armas, y que en 2009  había pedido su devolución.

“Pero como estábamos en un proceso de adquisición de 20  carros, me dijeron que   hasta que vengan se podía  renovar  el comodato con la Policía”, señaló.

En tanto,   asambleístas de País  cocinan su juicio político. Según Virgilio Hernández, el caso  Emme  es el punto de partida de “una serie de anomalías en la Fiscalía”. Velasco anunció   demandar a Pesántez por presunto peculado.

Un  jeep para el Fiscal

El  fiscal general,  Washington Pesántez, se  moviliza en un vehículo Nissan . Tuvo un costo aproximado de USD 38 000, pero se gastó USD  40 000 en su blindaje 
 
Pesántez   confirmó que el próximo lunes retornará a sus funciones. El mismo día se realizará la audiencia de enjuiciamiento del caso Emme.

Mañana está previsto  que se desarrolle la reconstrucción del accidente, en la av. América y García de León, en Quito.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)