26 de mayo de 2016 16:16

Se aplazó la votación del cronograma para el juicio político a Dilma Rousseff

Dilma Rousseff estuvo cinco años y medio en el poder del gigante sudamericano. Foto: EFE

Dilma Rousseff estuvo cinco años y medio en el poder del gigante sudamericano. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Infobae - Red de Noticias Albavisión

Raimundo Lira, jefe de la comisión especial del Senado brasileño, acogió la solicitud del partido de la mandataria suspendida. El PMDB, del presidente interino Michel Temer, busca acelerar el proceso.

El Partido de los Trabajadores (PT), de la suspendida presidente de Brasil, Dilma Rousseff, le dio largas al proceso que puede acabar con su destitución y logró aplazar la votación del cronograma para la celebración del juicio político.

La comisión especial del Senado que tiene el proceso en sus manos fue convocada para este miércoles con la meta de definir los plazos del juicio al que responderá Rousseff, que según propuso el senador Antonio Anastasia, instructor del caso, concluiría en agosto próximo, casi en medio de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

El grupo del PT pidió más tiempo para analizar ese calendario y, en medio de las quejas de la nueva base oficialista que apoya al presidente interino, Michel Temer, el jefe de la comisión, Raimundo Lira, acogió la solicitud, dado que la consideró "reglamentaria".

Según la senadora Gleisi Hoffmann, quien presentó el pedido en nombre del PT, la comisión tiene un plazo de 180 días para realizar el juicio político, por lo que acelerar su conclusión para agosto podría "herir el derecho a la debida defensa" de Rousseff.

Anastasia alegó que los 180 días no corresponden a un plazo para la fase procesal, sino que marcan el límite de tiempo que Rousseff puede estar suspendida del cargo.

En efecto, la legislación brasileña que rige el trámite para la destitución de un mandatario determina su suspensión por un máximo de 180 días para que responda a un juicio político, pero también que si el proceso no concluye en ese plazo, debe retomar su cargo aun si para entonces no hubiera una sentencia definitiva.

El senador Álvaro Dias, del Partido Verde (PV), alzó la voz por el nuevo oficialismo, aseguró que "la sociedad brasileña quiere superar este asunto lo más rápido posible" e instó a que la comisión se pronunciara el mismo miércoles sobre el calendario, lo cual fue negado por el carácter "reglamentario" de la solicitud del PT.

Si bien el partido de Rousseff logró postergar esa votación, la correlación de fuerzas en la comisión, integrada por 21 senadores, de los cuales sólo 5 acompañan al PT, indica que el cronograma que propuso Anastasia deberá ser aprobado la semana próxima.

El calendario presentado por Anastasia plantea que la primera presentación de la defensa de Rousseff, que en ese caso podrá ser hasta por escrito, deberá ser hecha antes del 1 de junio.

Esa fecha será mantenida, pues responde a un plazo establecido en las leyes, que plantean para ese primer acto del proceso un máximo de 20 días desde el momento en que un mandatario es separado de sus funciones, lo cual en el caso de Rousseff fue el pasado 12 de mayo, cuando fue suspendida y reemplazada en forma interina por Temer.

Posteriormente, serán citados testigos tanto de la defensa como de la acusación y, de acuerdo a ese cronograma, Rousseff tendría la oportunidad de presentar su defensa personalmente ante la comisión el 20 de junio.

Sobre la base de esos testimonios, en su papel de instructor, Anastasia elaborará un informe que sería sometido el 25 de julio a la comisión, que tras dos días de debates lo remitiría al pleno del Senado, que lo votaría entre el 1 y el 2 de agosto.

Si el informe se inclina por la destitución de Rousseff y recibe el visto bueno de una mayoría simple entre los 81 senadores, tomaría la palabra el Tribunal Supremo de Justicia, que debería definir una fecha para convocar al pleno de la Cámara alta a una única sesión en la que se decidiría la suerte de la mandataria.

No obstante, si en esa última deliberación el pleno del Senado no respalda la destitución de Rousseff por una mayoría calificada de 54 votos, la mandataria retomaría su cargo una vez que se publique la sentencia, con lo cual Temer regresaría a la vicepresidencia.

El calendario propuesto por Anastasia, que el propio instructor aclaró que puede alterarse durante el proceso, abre la posibilidad de que la definición de la suerte de Rousseff quede para la primera quincena de agosto, cuando Brasil estará sumergido en los Juegos Olímpicos, que comenzarán el día 5 de ese mes en Río de Janeiro.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)