3 de julio de 2015 22:04

Los voluntarios ensayan en el Bicentenario

Miles de voluntarios se dieron cita para realizar el penúltimo repaso antes de la llegada del papa Francisco a Quito. Foto: María Isabel Valarezo/ EL COMERCIO.

Miles de voluntarios se dieron cita para realizar el penúltimo repaso antes de la llegada del papa Francisco a Quito. Foto: María Isabel Valarezo/ EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Érika Guarachi

Desde las 18:30 del viernes 3 de julio del 2015, miles de voluntarios se dieron cita para realizar el penúltimo repaso antes de la llegada del papa Francisco a Quito.

Ellos arribaron al parque Bicentenario, en el norte de la ciudad, donde se llevará a cabo la misa el próximo martes 7 de julio. Algunos ya vestían su camiseta y chaleco que los distinguirá el día de la misa.

Un grupo de voluntarios se colocó en el lado izquierdo del templete, donde se realizó una misa sobre una tarima. Antes de esto repasaron el flash mob con la canción de bienvenida al Papa. Las personas emocionadas bailaron mientras se escuchaba la canción 'Bienvenido, bienvenido, papa Francisco, bienvenido'.

Miles de voluntarios se dieron cita para realizar el penúltimo repaso antes de la llegada del papa Francisco a Quito. Foto: María Isabel Valarezo/ EL COMERCIO.

Al lado derecho del templete, 240 personas repasaban las 18 canciones que serán parte del repertorio musical de la eucaristía que se ofrecerá el martes próximo.

La soprano Paola Maldonado, de 26 años, forma parte de este coro y para ella es un milagro el cantarle al Sumo Pontífice, pues dijo que se enteró de las audiciones 30 minutos antes de que se realizaran. Se debió trasladar al sitio de selección y fue la última en presentarse.

Maldonado, emocionada, dijo que siempre ha colaborado en las iglesias y “voy a cantar con todo corazón a el Papa”.

Miles de voluntarios se dieron cita para realizar el penúltimo repaso antes de la llegada del papa Francisco a Quito. Foto: María Isabel Valarezo/ EL COMERCIO.

Para el ensayo, Juan Pablo Grazón, quien es parte del equipo coordinador del coro, explicó que fueron dos meses en los que las 240 personas, que se encuentran divididas en cuatro cuerdas, tenores, bajos, sopranos, y contraltos, ensayaron arduamente en el Seminario Mayor. Las canciones fueron aprobadas desde el Vaticano y dijo que son conocidas para que las personas las canten. Garzón explicó que el grupo es variado y que hay niños, jóvenes, adultos y dos personas privadas de la libertad.

El padre Wilson Morales, delegado de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana e Ignacio Egas, quien hizo los arreglos corales y que tocará el piano fueron los encargados del coro.

El lunes será su último ensayo, a las 19:00. Hoy se realizó una prueba del espacio y se repasaron las 18 canciones que serán parte de la liturgia.

Tras la misa, los voluntarios harán un simulacro de las distintas funciones que tendrán a cargo el martes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)