3 de agosto de 2015 20:35

Visitas al Cotopaxi y El Boliche, sin cambios

Visitantes y montañistas, llegan hasta el primer refugio en el Cotopaxi. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

Visitantes y montañistas, llegan hasta el primer refugio en el Cotopaxi. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 4
Érika Guarachi

La actividad interna que registra el volcán Cotopaxi no ha incidido, estas semanas, en la llegada de turistas a su parque nacional y al área recreacional Boliche; igual ocurre con los negocios vinculados a estos destinos de la Sierra.

El sábado pasado, a las 10:00, una fila de 15 vehículos esperaba para ingresar al Parque Nacional. En cada vehículo iban entre tres y siete personas. Para cruzar las garitas, cada automotor se demoraba entre cinco y seis minutos. El personal del parque registraba los nombres y daba consejos de seguridad para llegar al refugio del volcán, ubicado a 4 800 metros sobre el nivel del mar.

Los turistas extranjeros no faltaron. Milú y Herb Stinks, de 28 y 32 años, procedentes de Holanda, explicaron que la visita a este volcán es un destino casi obligatorio para quien llega al país. Ellos desconocían que el nevado tenía un leve incremento de su actividad, pero dijeron que si fuera relevante no les hubieran dejado pasar.

Viajaban con otros cinco extranjeros. Todos estuvieron en la laguna del Limpiopungo, para observar las aves y luego se dirigirían hacia el refugio.

Saúl Rocha, quiteño, viajó con sus dos hijos y sus papás. Contaron que para sus vacaciones planearon esta visita y que no podían cambiarla. Sobre el estado del volcán, dijo que conocía algo, pero que se pondría más al tanto de lo que ocurre con el coloso.

Las laderas del Cotopaxi, el tipo de terreno es una atractivo, también, para los ciclistas de montaña. Igual que al resto de turistas, los deportistas que estuvieron el fin de semana contaron que sabían lo que ocurre en el volcán. Sin embargo, “si fuera algo de qué preocuparse ni siquiera les habrían dejado ingresar”, dijo Marco Palomino, quien acude una vez cada dos meses a esta área. Los ciclistas se movilizaban en grupos de tres y cinco personas.

Quienes estaban en mejor condición física optaron por ir hasta el primer refugio. A ritmo pausado, este trayecto puede tomar alrededor de una hora. Requiere, además, de ropa abrigada, ya que hay tramos donde incluso se puede tocar la nieve. Santiago Rivas y su familia no se sentían muy preocupados por el estado del volcán; pero estaban al tanto de los reportes de entidades como el Instituto Geofísico.

Cuando llegaron, los más pequeños fueron a la nieve. Un momento “especial” fue cuando observaron una fumarola que salía desde el cráter.

Ese día, un grupo de 15 andinistas, inició su ascenso a la cima. Uno de ellos fue Francisco Abad, de 34 años, quien estaba junto a sus compañeros de trabajo. Llevaban el equipo y la vestimenta necesarios para llegar a la cumbre. Se prepararon desde abril, ascendiendo a otras cumbres de menor altura y haciendo ejercicio casi a diario; por tal motivo, el nivel de actividad del volcán no estaba entre sus preocupaciones. El ascenso al Cotopaxi lo hicieron como “graduación”.

Varios grupos de ciclistas pasearon por la ‘Planada’ del parque Cotopaxi con el volcán de fondo. El sábado pasado, la estación del tren El Boliche estuvo copada de turistas. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

Varios grupos de ciclistas pasearon por la ‘Planada’ del parque Cotopaxi con el volcán de fondo. El sábado pasado, la estación del tren El Boliche estuvo copada de turistas. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

Otra zona que atrae a turistas quiteños es el área recreacional El Boliche. El año anterior llegaron 19 808 visitantes; se espera que esta cifra se incremente este año. A este lugar se puede llegar por tren o en vehículo de doble transmisión.

La familia de Javier Reinoso prefirió el tren. Él, al igual que otras familias, estaban informadas sobre lo que ocurría con el volcán; pero, dijo que esto no fue determinante para continuar con su planificación. “Es un evento que puede tardar mucho; no es algo que ocurre sin previo aviso”, dijo. Así, ellos aprovecharon estas vacaciones para ir en tren por primera vez.

En el mercado del Romerillo, aledaño a El Boliche, hay 33 comerciantes que ofertan comidas típicas y carnes. Uno de ellos es Pedro Vega, de 55 años. Él contó que el número de visitantes no se ha reducido y que en estas vacaciones hay más afluencia de visitantes.

Turismo  

Mientras continúe la alerta blanca, el viaje al volcán está permitido; disfrute del paisaje

En contexto

Los destinos más visitados por los quiteños son el Parque Nacional Cotopaxi y el área de recreación El Boliche, especialmente en temporada de vacaciones. Esta situación se mantiene similar, pese al leve incremento que se registra en el interior del volcán.

No Olvide

Esté atento a los reportes del Instituto Geofísico de la Politécnica, en www.igepn.edu.ec

Recuerde  que, en este momento, rige la alerta blanca. Por ende, no hay restricciones para ingresar al parque.

Las alertas ante un posible cambio en el estado del volcán están a cargo de las autoridades.

El ascenso al refugio no tiene limitaciones. Pero, debe estar acompañado de un guía experimentado.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (0)