9 de julio de 2015 21:25

Visita del Papa mostró tres falencias en la urbe quiteña

Trabajadores municipales estuvieron, ayer, en el Bicentenario para colaborar con la limpieza. El parque se abrirá mañana. Foto: Vicente Costales / El Comercio

Trabajadores municipales estuvieron, ayer, en el Bicentenario para colaborar con la limpieza. El parque se abrirá mañana. Foto: Vicente Costales / El Comercio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 29
Triste 2
Indiferente 4
Sorprendido 4
Contento 5
Mayra Pacheco
Redactora (I)

La evaluación de los seis planes aplicados por el Municipio, durante la visita del papa Francisco, tuvo dos interpretaciones. Mientras las autoridades calificaron de exitoso el operativo, ciudadanos y expertos identificaron tres aspectos sensibles: movilidad, comercio y aseo.

Estos temas serán revisados hoy (viernes, 10 de julio ) y el próximo lunes por las autoridades del Cabildo para tomar los correctivos necesarios, precisó Juan Carlos Holguín, presidente de la Comisión de la visita del papa Francisco.

En movilidad, las limitaciones para transitar libremente debido a los cierres de vías generaron congestión vehicular. Desde el Centro de Gestión de Movilidad, el lunes 6, se observaron largas filas de carros en la Eloy Alfaro, en el norte, y en la Napo, en el sur. El miércoles 8, los trancones se produjeron en el norte de la urbe y en el acceso y salida al valle de Tumbaco.

Durante la estadía del Pontífice, el transporte público municipal tuvo una mayor demanda y se suspendió temporalmente el servicio. El martes 7, luego de la misa campal, alrededor de 120 000 personas se concentraron en la estación de La Y del Trole.

El miércoles el servicio de la Ecovía se suspendió alrededor de tres horas y media, porque la gente se aglomeró en la 6 de Diciembre para despedir al Pontífice.

Adolfo Dávila, morador de El Labrador, comentó que hubo cambios en los planes y no pudo usar el vehículo. Para hacer sus gestiones uso una bicicleta.

Las reacciones generadas en este ámbito eran previsibles, explicó Holguín. El lunes y miércoles fueron días laborables. Además, el pedido del alcalde Mauricio Rodas al Gobierno Nacional de decretar feriado el lunes 6 y modificar los horarios de ingreso el miércoles 8 no fue aceptado.

La Secretaría de Movilidad destacó que las medidas aplicadas permitieron que en la mayoría de vías hubiera fluidez.
Pese a que más de 5 700 buses ingresaron a la ciudad, la restricción para circular durante las 24 horas, en función de las placas, permitió sacar de circulación 250 000 automotores particulares. Entre lunes y martes, 541 vehículos no cumplieron con la disposición.

Los cierres en las vías fueron flexibles, mencionó Darío Tapia, secretario de Movilidad. Por ejemplo, en la Nunciatura Apostólica la zona vallada se limitó a tres cuadras (entre la Coruña y 6 de Diciembre). En el Bicentenario esta medida se mantuvo por menos tiempo. Fue levantada a las 15:00 del martes. Inicialmente se dijo que duraría hasta las 23:59.

En cuanto a transporte público, los 120 000 pasajeros fueron trasladados en un tiempo récord: dos horas y 15 minutos. Los cierres fueron temporales, para brindar seguridad al Papa y a los asistentes. Entre el sábado y el martes el servicio fue gratuito, informó Alexandra Pérez, gerenta de la Empresa de Transporte de Pasajeros.

Una segunda debilidad se evidenció en la organización de los comerciantes autónomos. El plan para evitar las ventas informales en las vías aledañas al parque Bicentenario, donde se celebró la misa campal, no dio todos los resultados esperados.

Un grupo de comerciantes acreditados para vender a propósito de este evento cuestionó la falta de planificación. Gabriela Díaz, emprendedora, comentó que hubo una “mala organización”. No se aplicaron los cierres de vías acordados. Además hubo ventas informales. “Invertimos entre USD 800 y 2 000 y no nos fue bien. Deberían indemnizarnos”.

En la av. Amazonas y en la cabecera sur del parque, el martes en la mañana, se identificó a comerciantes sin credenciales. Estos ofrecían discos, anillos, banderas, afiches, camisetas...
Este tema, considerado sensible, según Holguín será evaluado en estos días.

A la misa campal que ofició el Sumo Pontífice, en Quito, acudieron en promedio un millón de personas. La masiva concentración dejó secuelas en el aseo. En el Bicentenario, la Empresa Metropolitana de Aseo (Emaseo) recolectó 80 toneladas de desperdicios. La limpieza del parque y el desmontaje de las estructuras termina hoy. No hubo daños en los espacios verdes.

En la seguridad hubo también problemas. Algunos asistentes denunciaron robos. El Ministerio del Interior informó que 35 personas fueron detenidas por este delito en Quito y Guayaquil.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (12)
No (1)