6 de febrero de 2016 15:23

Imputan a paraguayo por presunta violación de adolescente embarazada 

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

La Fiscalía paraguaya imputó hoy 6 de febrero a un hombre por la presunta violación de una adolescente de 16 años embarazada de siete semanas, y de su hija de un año y seis meses de edad, informó el Ministerio Público.

El hombre se encuentra imputado por los delitos de coacción sexual y violación en ambas menores, según un comunicado de la Fiscalía.

La adolescente de 16 años fue examinada por un médico forense y después internada en el hospital San Pablo, donde se le realizó una ecografía de urgencia y se constató su estado de siete semanas de gestación.

Por su parte, la bebé de un año y seis meses, hija de la adolescente, también fue reconocida por el personal sanitario dado que presentaba fiebre y debilidad, y durante el examen el médico forense encontró rastros de lesiones en sus genitales.

Las dos menores se encuentran internadas en un Hospital Materno Infantil y requieren la asistencia de la Secretaría de la Niñez y la Adolescencia (SNNA).

Según las cifras de 2014 aportadas por el Ministerio de Salud Pública, un total de 684 niñas entre 10 y 14 años dieron a luz en Paraguay, embarazos que a esa edad son considerados como fruto de violaciones.

Además, durante los primeros cinco meses de 2015, un total de 421 niños y adolescentes fueron víctimas de abusos sexuales en Paraguay, según los datos oficiales recopilados a través de las denuncias realizadas ante la Fiscalía.

ONU Mujeres considera "alarmante" la cifra de embarazos infantiles, y asegura que constituye una "tremenda vulneración" de los derechos humanos de las menores en el país.

Más de una veintena de países miembros de la ONU criticaron en enero a Paraguay, durante su Examen Periódico Universal (EPU) sobre derechos humanos, por la persistencia de altos índices de violencia física y sexual contra las mujeres en el país.
También lamentaron el hecho de que en muchas ocasiones esos abusos queden impunes y acaben en un embarazo que no puede ser interrumpido.

En Paraguay el aborto y su tentativa están castigados con penas de hasta cinco años de prisión, y un embarazo no puede ser interrumpido ni siquiera en los casos de violación, incesto o malformación del feto.

El relator de la ONU sobre el derecho a la salud, Dainius Puras, pidió en octubre al Estado paraguayo despenalizar el aborto en casos de violación e incesto, o si la vida del feto no es viable, y agregó que Paraguay vive una epidemia de violencia sexual, que afecta especialmente a niñas y adolescentes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)