13 de octubre de 2017   00:00

Violación, abuso sexual y pornografía indaga la Fiscalía

Joffre Flores / El comercio  La subsecretaria Ericka Laínez (c) se reunió ayer con padres en la escuela investigada. El plantel está intervenido.

La subsecretaria Ericka Laínez (c) se reunió el 12 de octubre con padres en la escuela investigada. El plantel está intervenido. Foto: Joffre Flores / EL COMERCIO 

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 67
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Elena Paucar

La puerta del baño de hombres de la escuela permaneció cerrada el 12 de octubre del 2017 por la mañana. Detrás de ella, al menos tres niños vivieron una pesadilla.

“Mi hijo contó que el profesor Xavier le ponía el pene en la boca, le pegaba y amenazó con matarlo si contaba algo”, es el relato de la madre de un niño de 7 años.

“El profesor de Educación Física lo llevó al baño con otros tres compañeros -cuenta otro de los padres-. Me dijo que les amarró las manos, después les bajó los pantalones, les comenzó a tocar sus partes íntimas”.

“Estaban jugando pelota y el profesor cogió a mi hijo y a otros tres niños y los llevó donde hay un árbol -relata otra madre-. Mi niño dice que los amarró al árbol, les bajo los pantalones y los orinó.
Eso pasó más de diez veces... Él ya no quiere regresar a la escuela”.

Los relatos están plasmados en las denuncias que la Fiscalía del Guayas investiga en un plantel público del norte de Guayaquil.

Violación, abuso sexual y pornografía infantil serían los delitos supuestamente cometidos por dos maestros de la jornada vespertina, según los testimonios de los estudiantes de tercero de básica, que tienen entre 7 y 8 años de edad. Hasta ahora hay diez denuncias.

Al mediodía del 12 de octubre, los alumnos de la jornada matutina esperaban ansiosos oír el timbre de salida. En el plantel las clases siguen con normalidad, aunque los comentarios se intensifican. “Hay que enseñarles a los niños a cuidarse, a no dejarse tocar, a decir rápido si les están haciendo algo malo”, contaba una mujer en medio de un grupo de madres.

Poco antes, la subsecretaria de Educación de la Zona 8, Ericka Laínez, ingresó al establecimiento para informar que la rectora fue separada. El Ministerio abrió sumarios administrativos contra ella y los docentes implicados.

“Estamos verificando si hubo denuncias anteriores -contra el maestro detenido-. En el Distrito no hay 40 denuncias, como se presume. Pero hablaremos con la Fiscalía para que nos indiquen si han ingresado denuncias en la parte judicial”. dijo Laínez.

En la tarde, la Subsecretaria de Educación de la Zona 8 se reunió con la fiscal provincial, Patricia Morejón, para coordinar acciones. Más temprano, la fiscal del Guayas informó que esperan la pericia informática del teléfono celular del maestro detenido. En el equipo hallaron material pornográfico y esa información podría revelar más víctimas.

“Si se revisa un teléfono no ve una foto, ve varias fotos que pueden superar diez, veinte, treinta, pueden ser más de 100 niños”, dijo Morejón. Pero aclaró que analizan si las fotos fueron captadas dentro de la escuela o no. Por esa evidencia también investigarán el delito de pornografía infantil.

El expediente cuenta hasta ahora con cinco entrevistas psicológicas a niños y un reconocimiento médico que apuntan al presunto delito de violación, tipificado en el artículo 171 del Código Orgánico Integral Penal (COIP).

Según ese artículo, la violación es “el acceso carnal, con introducción total o parcial del miembro viril, por vía oral, anal o vaginal”. “Los niños están hablando de una violación vía oral, tortura, no es un solo delito”, dijo Morejón.

En los próximos días la Fiscalía hará el reconocimiento del lugar, nuevas entrevistas a los niños en la cámara de Gesell, tomará más versiones y planea otros allanamientos. Así esperan recopilar más casos, porque ampliarán la indagación a años anteriores.

“Es incalculable porque es un delito oculto. Si tres niños dicen lo que dicen de un profesor, ¿cuántas víctimas habrá que no denuncian? Eso es lo que queremos saber”, explicó la fiscal del Guayas.

En un comunicado, el Ministerio de Educación indicó además que “investigará y sancionará cualquier situación de encubrimiento y negligencia que se pudiera haber dado en este grave caso”. Esto en relación a las quejas de los denunciantes en cuanto a la lenta gestión de las autoridades de la escuela.

En la mañana, los padres brigadistas de la escuela vigilaban los corredores del establecimiento, cerca de los baños. La subsecretaria de Educación se reunió con ellos para tranquilizarlos y para informarles que toda la entidad pasará por una intervención integral.

Por ahora evalúan perfiles para nombrar un nuevo rector. El proceso de intervención implica auditorías, la investigación a todo el personal, la aplicación del régimen disciplinario y el apoyo psicológico a las víctimas y a sus familias.

En contexto

El caso fue denunciado la semana anterior por un grupo de padres en Guayaquil. La Fiscalía del Guayas y el Ministerio de Educación trabajan en conjunto para evitar la revictimización de los niños afectados por sus maestros. Hay más sospechosos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (0)