24 de octubre de 2016 19:51

Las dos víctimas del deslave en la vía Panamericana son veladas en Ibarra

La despedida de las víctimas del deslave en Oyacoto, en Quito, se realiza en la Sala de Velaciones La Merced, situada en el centro de la ciudad de Ibarra. Foto: EL COMERCIO

La despedida de las víctimas del deslave en Oyacoto, en Quito, se realiza en la Sala de Velaciones La Merced, situada en el centro de la ciudad de Ibarra. Foto: EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 34
Indiferente 7
Sorprendido 1
Contento 2
Washington Benalcázar

En la ciudad de Ibarra, provincia de Imbabura, en el norte de Ecuador, son veladas hoy, 24 de octubre del 2016, las dos personas que perdieron la vida la noche de ayer, en la carretera Panamericana, en el norte de Quito, la capital ecuatoriana.

Se trata de la esposa e hija de Gustavo Andrade, asesor de la asambleísta Rocío Albán, del movimiento Alianza País (AP). La familia nativa de Imbabura viajaba en un vehículo Vitara de Ibarra a Quito.

Según el reporte del ECU 911, el jeep fue arrastrado por la corriente de agua, lodo y escombros que bajó por la ladera, producto de las fuertes lluvias registradas en el norte de Quito, la tarde y noche del 23 de octubre pasado. El incidente habría ocurrido aproximadamente a las 21:00, en el sector de Oyacoto, al norte de Quito.

La familia habría decidido salir del vehículo para resguardar su vida, ante el lodazal que impedía continuar al automotor por la carretera.

Andrade y una de sus hijas habrían logrado subir a un autobús. Pero, la mujer de 31 años y otra de sus pequeñas, de 3, fueron arrastradas por la corriente que se generó con el agua. Quienes permanecieron en los automotores no sufrieron heridas y fueron auxiliados por personal de rescate.

La despedida de las víctimas se realiza en la Sala de Velaciones La Merced, situada en el centro de la ciudad de Ibarra. Los cuerpos habrían llegado aproximadamente a las 17:00 desde Quito, tras practicársele los protocolos de ley.

En el lugar se colocó un altar lleno de flores. Mientras que a la madre e hija se les ubicó al interior de un solo féretro, color café.
Hasta el lugar llegaban familiares y amigos, para darle su apoyo a Gustavo Andrade. Las notas de solidaridad se exteriorizaron desde las primeras horas de este día, a través de las redes sociales. Una de ellas provino de Gabriela Rivadeneira, presidenta de la Asamblea Nacional.

Según los familiares de las fallecidas, mañana, 25 de octubre, se realizará el sepelio en el campo santo Jardines de Paz, de la capital imbabureña.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)