9 de February de 2010 00:00

En dos vías de Azuay hubo deslizamientos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Cuenca

Las  constantes lluvias del fin de semana en el Austro ocasionaron inconvenientes. En  vías como la Girón-Pasaje hubo  deslizamientos.

En esta carretera, en el tramo Santa Isabel-San Francisco (59 kilómetros), desde anteayer se observan rocas de diferente tamaño,  que se desprendieron de las montañas. En gran parte de esos  59 kilómetros solo quedó habilitado un  carril para la circulación vehicular.

“Hay el riesgo de que las piedras que ruedan de forma permanente caigan  sobre los ve-
hículos”, dijo el chofer,  Edin Elizalde. Ayer,  16 personas que integran  dos microempresas viales   limpiaban  los escombros.

En cambio, en la vía Cuenca-Molleturo los sitios más críticos están en los kilómetros 88, 90, 92 y 102, sector de Tamarindo. Allí se registraron derrumbes de mediana magnitud, que ayer eran limpiados por obreros la empresa  Fopeca, adjudicataria de la pavimentación de la  vía que une  Azuay con Guayas.
 
Según Iván Sempértegui, subsecretario del Ministerio de Transporte del Austro,   se activó  un plan de emergencia para actuar cuando se presenten derrumbes. “En 36 horas de permanentes precipitaciones  los problemas fueron mínimos en relación con otros  inviernos”.

La Subsecretaría mantiene ocho microempresas  que operan en las vías Interoceánica, Gualaceo-Limón y la Girón-Pasaje.    66 personas  limpian los  pequeños derrumbes  y limpian las  cunetas y alcantarillas. Se  invierten USD 30 000 al mes.
 
El mayor caudal de los ríos Yanuncay, Tomebamba y Tarqui alarmó a varias poblaciones del cantón Cuenca.  Incluso, se  desbordó la quebrada de Pichaguayco, en la parroquia Santa María de Sayausí.
 
La falta de limpieza ocasionó el desborde y las  inundaciones, señaló el gerente (e) de Agua Potable de la Empresa Pública Etapa, Xavier Sánchez. Ayer se realizaban tareas de limpieza para encauzar   el líquido a su lecho.
 
La tarde del domingo, en la vía principal que conduce a la parroquia  Chiquintad (Cuenca), se desprendieron algunas       rocas que pusieron  en riesgo a las viviendas asentadas en la zona  baja. Lo mismo ocurrió en el sector de Quinta Chica, al norte de la urbe. Allí las piedras cayeron en  la avenida De las Américas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)