25 de julio de 2015 16:16

La vía Papallacta-Baeza no se abrió este sábado 26

La maquinaria removía los escombros y, pasados unos 60 minutos, volvía a llenarse de lodo y piedras. Foto: Paúl Rivas/ EL COMERCIO.

La maquinaria removía los escombros y, pasados unos 60 minutos, volvía a llenarse de lodo y piedras. Foto: Paúl Rivas/ EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Diego Puente

Unos 300 transportistas esperaron que la vía Papallacta-Baeza se habrá de forma parcial. No obstante, esto no ocurrió debido a las fuertes precipitaciones que se produjeron en el sector. Este sábado 25 de julio no se permitió el paso, desde las 15:00 hasta las 17:00, como se tenía previsto. Las autoridades recomiendan que no se transite por este sector.

Todos los conductores querían ir desde Papallacta hasta Baeza para dejar carga, combustibles, pasajeros, encomiendas y otro tipo de materiales.

En este trayecto, hubo constantes deslizamientos de tierra. La maquinaria removía los escombros y, pasados unos 60 minutos, volvía a llenarse de lodo y piedras. Esto se complicó más a las 11:00, aproximadamente, hora en la que hubo precipitaciones que duraron hasta la tarde.

El ECU-911 informó, a través de su cuenta oficial en Twitter, que no se permitirá el acceso ya que se podrían generar nuevos deslizamientos que provoquen más víctimas. Hasta el momento, los movimientos de tierra han dejado cuatro muertos y, al menos, 36 personas heridas.

El cierre de las vías ha ocasionado pérdidas en el sector turístico de Papallacta, una población que basa su economía en la visita de personas nacionales y extranjeras que se bañan en las aguas termales. El sábado se constató que en los restaurantes no había comensales a las 12:00. Los dueños de los negocios indicaron que hubo cancelaciones a última hora. “Esto es un problema grave porque nos deja endeudados, sentenció”.

El paso desde Quito hasta las termas de Papallacta no ha sido suspendido, pero sí se evidencian deslizamientos de tierra que ya han sido evacuados. Las autoridades piden precaución a las personas que vayan a viajar a este sitio turístico y a la Amazonía.

La maquinaria removía los escombros y, pasados unos 60 minutos, volvía a llenarse de lodo y piedras. Foto: Paúl Rivas/ EL COMERCIO.
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (1)