28 de December de 2009 00:00

La vía Alóag- Santo Domingo ya está habilitada

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacciones Santo Domingo y Ecuador

Un nuevo deslave en el kilómetro 14 provocó el cierre de la vía Alóag.- Santo Domingo desde las 19:00 de ayer. El paso vehicular se reabrió cerca de las 11:00 de hoy.

Este hecho se suma a la decena de  deslaves registrados este domingo, de los cuales el más trágico sucedió en el kilómetro 51, en el sector de Tandapi, que mató a tres personas.

Allí fallecieron a la 18:45 del domingo Jaime Espinel, su esposa Rosa Proaño y su hija Marianela Espinel. Ellos y otros dos parientes viajaban en un automóvil Chevrolet desde Esmeraldas a Quito, después de disfrutar de unas vacaciones, y les cayó un aluvión. Dos personas más están heridas en el Hospital de Santo Domingo.

La alternativa
En la vía se realizan  labores de ampliación, por lo que es común encontrar a obreros y  maquinaria trabajando en diferentes sectores. Las obras están a cargo de la  Hidalgo & Hidalgo. 
Cuando se registran  deslizamientos, se impide el paso de los vehículos en los peajes de Alóag y de Santo Domingo.
Para quienes viajan  desde Quito a la Costa, la recomendación es que utilicen la vía Calacalí-La Independencia.

Los fallecidos viajaban en un automóvil, de placas PZK-764. De acuerdo con la versión de los testigos, una parte de la montaña se desmoronó y sepultó el vehículo.

A la hora del siniestro, Leonardo Cedeño circulaba por el sector en una motocicleta. Consternado contó que escuchó los desesperados gritos que salían del automóvil y, junto a otras personas que viajaban en otros carros, empezó a retirar el lodo y las piedras, para rescatar a los heridos.

Los cadáveres fueron llevados a la morgue de la capital tsáchila, luego de que fueron sacados de entre los fierros retorcidos del automóvil, por miembros de la Defensa Civil y de la Policía.

Cristian Rivera, socorrista de la Defensa Civil, participó en el operativo. Reconoció que las labores de rescate se complicaron por la cantidad de lodo y de árboles acumulada sobre la calzada de la carretera.

“El lodo nos daba hasta las rodillas y, prácticamente, por la vía corría un río”, contó. 

Rivera informó que ayer se reportaron 10 deslaves en la Alóag-Santo Domingo, producto del fuerte aguacero que cayó en la zona desde la tarde del sábado. “Parece que los drenajes naturales de agua colapsaron y el líquido desfogó rompiendo las laderas”.

Hasta las 23:00 de ayer, unos 200 vehículos estaban varados en medio de los deslizamientos. A esa hora, maquinaria y obreros del Consejo Provincial de Pichincha desalojaban el material pétreo que estaba acumulado sobre la calzada.

Los problemas por los deslizamientos en la Alóag-Santo Domingo empezaron a las 04:00 de ayer. A esa hora, tres derrumbes de medianas  proporciones  causaron que lodo y piedras gigantes interrumpan el tránsito de vehículos hasta las 10:00. 

Por esta vía circula un promedio de 8 000 automotores  cada día. En los feriados, el número sube a 10 000.

Ángel Ostaiza salió de Latacunga a las 00:00 y tenía previsto llegar a Santo Domingo a las 06:00. Pero el derrumbe interrumpió su trayecto. Llegó seis horas más tarde  de lo planeado.

Para Sixto Tenorio, la espera en la vía hasta que se retiren los escombros no es nueva. 
Este conductor recordó que en el invierno de 2008, los derrumbes se  iniciaron en enero y culminaron en marzo. “Hubo veces que quedamos atrapados entre dos aluviones”.

Otro que  tuvo inconvenientes  fue Ariolfo Alcívar. Él conducía un camión que movilizaba un  contenedor con  productos lácteos. Su ruta era Lago Agrio-Guayaquil. “Es un verdadero peligro circular por esta vía durante el invierno. Es una historia de cada año y no hay solución”.

Los turistas que se desplazaron a las playas, por el feriado de Navidad, tuvieron problemas para retornar a Quito. Cerca de las 17:00 eran  pocos obreros los  que limpiaban  las piedras y la  arena que se desprendían  de las laderas.

La falta de señalización también afectó a los conductores. A eso se suma que no hubo policías para ordenar el congestionado tránsito vehicular.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)