11 de junio de 2014 20:34

El Mundial se vive más en la zona comercial

Plaza Foch

En la plaza Foch, en La Mariscal, se encuentra una instalación que tiene los colores de la Selección ecuatoriana de fútbol. Foto: Paúl Rivas / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 2
Redacción Quito

La cotidianidad de la ciudad por el Mundial de Fútbol va cambiando lentamente. Hasta ayer, 11 de junio, a menos de un día de que se inaugure este evento, los colores de la Tri, gigantografías, banderas o carteles eran más visibles en centros y locales comerciales, como también en restaurantes y bares.

En estos sitios se muestran camisetas, gorras, pelucas, pañuelos, réplicas de la copa del mundo y hasta del balón oficial: el brazuca. Uno de los sectores con más ambiente futbolero es La Mariscal, en el norte. El toque futbolero está representado en dos palabras: ¡Foch Yeah La estructura, que tiene los colores de la bandera nacional: amarillo, azul y rojo, se encuentra colocada en la Plaza Foch. Su presencia invita a que los transeúntes se detengan y se tomen una foto junto a las dos palabras.

David Jácome y Pamela Masabanda, de 21 y 19 años, lo hicieron ayer. Ellos comentaron que durante la ceremonia de inauguración asistirán a clases en la Politécnica Salesiana; pero posteriormente irán a la Foch.

Bares y cafeterías están decorados con banderas y con camisetas de las 32 selecciones participantes.

Los monumentos más representativos de Brasil, sede del Mundial, tienen también un espacio en la zona rosa. En el bar Azuca se aprecia una réplica del Cristo Redentor de Río de Janeiro. Marcelo Valladares, del Restaurante Q, considera que los partidos de fútbol cambiarán la cotidianidad del sector. En esta semana ha recibido pedidos de grupos que reservaron mesas para observar entre amigos el Mundial.

Hoy, atenderán desde las 06:30, se ofrecerán desayunos y platos a la carta.


Las ventas de los comerciantes autónomos, en las calles y plazas, tienen su tinte futbolero. En el sur, centro y norte, se encuentran puestos en donde se ofrece el uniforme de la Selección desde USD 8. Las camisetas, desde 14; sombreros y pelucas, a 5; pañuelos, 2 y la imitación del brazuca, a 15.

Nelly Salguero, quien trabaja en la Plaza Comercial de la calle José María Alemán, en el sur, comentó que desde hace un mes se abasteció de este tipo de productos. Espera que las ventas se incrementen el domingo, cuando Ecuador debutará ante la Selección de Suiza.

En el centro, el inicio de esa cita deportiva se siente en las calles Chile y Mideros y en el sector de La Marín. Hay personas que caminan luciendo la camiseta tricolor y otros como Jorge Caiza y Anita Paucar que acuden en busca del atuendo.

La demanda de la camiseta de la Selección Nacional hace que los comerciantes den un giro en sus negocios. Por ejemplo, Pablo Silva, quien habitualmente confecciona y vende disfraces; pero, desde hace un mes, se dedica a elaborar camisetas de la Selección tricolor.

En este tiempo, ya ha vendido unas 100 prendas. Cuestan desde USD 5. Por la demanda, espera que la participación de los ecuatorianos se extienda, para que sus ingresos mejoren.

Más hacia el norte, la llamada fiebre del fútbol se vive, por ahora, en los locales de comida de El Condado y del sector de Ponciano, conocidos por ser sectores comerciales. En estos sitios se ofertan promociones y combos a los clientes. Además, se les anuncia a los potenciales comensales que pueden ver los partidos en pantalla gigante.

En el sector de Cotocollao hay locales que ofertan la indumentaria deportiva con los colores de la Tri, poniendo como gancho los bajos precios y los consabidos dos por uno.

En Cumbayá, el ánimo futbolero está presenté en los centros comerciales. En el Paseo San Francisco se buscó recrear una de las sedes del mundial: Río de Janeiro. Junto a una camiseta gigante de la Selección ecuatoriana se levantó una escultura del Cristo Redentor. Esto llamó la atención de compradores y transeúntes.

En contexto

Con el inicio de los partidos del Mundial de Fútbol, locales y centros comerciales, así como los comerciantes autónomos, ven en este evento deportivo una oportunidad para mejorar sus ventas. Las opciones son variadas. Este ambiente no llega, todavía, a los barrios y sectores de Quito.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)