17 de mayo de 2015 20:28

Las ventas de autos bajaron 10,7% en 4 meses

La caída es por la restricción de cupos de importación; la producción nacional subió. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

La caída es por la restricción de cupos de importación; la producción nacional subió. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 55
Triste 2
Indiferente 9
Sorprendido 3
Contento 22
Alberto Araujo

El sector automotor siente los efectos negativos del nuevo límite de cupos, determinado a finales del año pasado, para la importación de vehículos, así como de partes y piezas para el ensamblaje local (CKD).

De acuerdo con cifras de la Asociación de Empresas Automotrices del Ecuador (Aeade), la venta de vehículos livianos, tanto importados como ensamblados en el país, bajó de
36 900 unidades, entre enero y abril del año pasado, a 32 920 en el mismo período de este 2015. Es decir, una caída del 10,7%.

Incluso, se prevé que ese descenso en las ventas sea mayor el resto del año, explica la presidenta de la Aeade, Gloria Navas, porque el límite de unidades posibles para importar bordea las 25 000. Es decir, alrededor de 47% menos del cupo de importación del 2014.

Una de las explicaciones por la cual la caída de las ventas del sector no fue tan drástica en estos primeros cuatro meses es porque las empresas tenían inventarios del año pasado.

Las restricciones a las importaciones también golpearon a los ensambladores. Según directivos de esta industria, el cupo de importación de CKD para 2015 es un 20% menor respecto al del año pasado.

Marcelo Ruiz, director de la Cámara de la Industria Automotriz Ecuatoriana (Cinae) —que agremia a las ensambladoras Ómnibus BB, Maresa y Aymesa— explica que pese a la restricción de CKD, la producción de vehículos nacionales aumentó 6% entre enero y marzo de este año respecto al mismo período del 2014.

Este incremento se debió a que las fábricas disponían aún de inventarios en CKD del año pasado, el cual fue utilizado para producir vehículos para el mercado exterior. Los CKD que se usan para ensamblar autos de exportación no tienen restricciones, indica Ruiz.

Aunque la producción de vehículos puede haberse incrementado, la oferta interna siempre tenderá a la baja, debido a los menores cupos de importación de partes y piezas para el mercado local.

Según datos del Banco Central del Ecuador, entre enero y marzo pasados la exportación de vehículos aumentó en un 25,7% en cuanto a volumen y un 76,3% en dólares, respecto a igual período del 2014.

infografía venta autos

Más retos para el sector

Gloria Navas señala que el sector debe enfrentar, además, la aplicación del nuevo reglamento técnico RTE INEN-034 sobre elementos mínimos de seguridad de los vehículos, expedido por el Ministerio de Industrias y publicado en el Registro Oficial en octubre del año pasado.

En este se daba un plazo de 180 días para que todos los nuevos vehículos, tanto importados como ensamblados en el país, incluyan, entre otros aspectos, frenos ABS, protección frontal y lateral y control electrónico de estabilidad (En el caso de este último se dio plazo a las empresas para implementarlo hasta fines del 2017).

Navas indica que desde abril pasado los nuevos embarques y las unidades ensambladas en el país deben ya contar con esos elementos de seguridad.

El reglamento, además, estableció un plazo de un año para que cada modelo, importado y nacional, sea probado y certificado en laboratorios internacionales según la normativa de seguridad de las Naciones Unidas (ONU).

Para las empresas resulta difícil cumplir dicha exigencia en ese plazo porque las fábricas que proveen los autos en el exterior han indicado que este proceso tomará más tiempo. Por ello se ha pedido un año más de plazo (hasta el 2016) y que se les permita armonizar esta normativa con la de EE.UU., Japón o Brasil, las cuales ya se cumplen.

Frente a estas nuevas reglas representantes de marcas como Nissan y Renault dicen que en el caso de algunos modelos que ya se están dejando de producir no sería rentable implementar esas seguridades.

Ruiz coincide en que una de las mayores dificultades para la industria automotriz en este año, además de los cupos, ha sido implementar el reglamento de seguridad 034, pues el costo de la certificación bajo las normas de la ONU es alto y podría provocar un aumento de precios de las unidades.

No solo se tiene que certificar el auto sino además algunas de las partes, insiste. Es decir, los autopartistas también deberán asumir los costos de la certificación e involucrarse en el proceso; eso tomará más tiempo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (10)
No (1)