23 de junio de 2016 16:01

La venganza, hipótesis del crimen en bufete de un peruano en Madrid

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 7
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 5
Contento 0
Agencia EFE

La Policía española baraja la venganza como principal hipótesis del triple asesinato ocurrido ayer en un bufete de Madrid, regentado por un abogado de Perú, y que ha conmocionado a la capital por ser el suceso más grave cometido en una década.

La Policía española busca ahora a un hombre que entró ayer en el despacho de abogados poco antes del triple crimen, y que preguntó por el jefe, Víctor Joel Salas Coveñas, un letrado peruano dedicado a asuntos de extranjería que desempeñó el puesto de asistente judicial en su país en casos vinculados con narcotráfico.

La principal hipótesis es que el suceso esté relacionado con una venganza contra Víctor Joel por asuntos que llevó cuando trabajó en Perú o por los que trataba en España, señalan fuentes de la investigación.

El abogado peruano, que no se encontraba en el despacho en el momento de los hechos y que tiene asignada protección policial, se ha declarado en una entrevista con Efe "conmocionado y totalmente bloqueado" por los hechos.

Según el relato de una testigo, sobre a las 18.15 horas acudió al bufete, y el letrado, que acababa de llegar en su moto, les abrió el portal con su llave, ya que nadie respondía al teléfono. Subieron los tres, y se percataron de que se había declarado un fuego en el despacho.

Los investigadores han hallado gasolina empleada para acelerar el fuego con el que presuntamente el autor o autores pretendían dificultar el esclarecimiento de los tres homicidios.

El primero, un cliente ecuatoriano, Pepe C.V., nacido en 1973, que había ido simplemente a recoger unos papeles y que yacía muerto con un golpe en la cabeza por una barra de hierro que se encontraba en el despacho.

Las otras dos asesinadas son María O.R., una mujer cubana de 46 años a quien sus familiares y vecinos llamaban Maritza, que repartía publicidad desde hace cuatro años en el despacho y acababa de terminar la carrera. Y Elisa C.G, también de origen latinoamericano.

Una tenía un golpe en la cabeza y la otra fue acuchillada en el cuello. Ambas estaban parcialmente quemadas.

El abogado peruano estaba casado, al parecer por conveniencia, con Elisa, había recibido amenazas y acumulaba cuantiosas deudas, según declaró a Efe un amigo de la víctima, que se ha mostrado convencido de que el crimen pudo deberse a un ajuste de cuentas de algún cliente.

Víctor Joel, ha subrayado, "estaba de deudas hasta arriba" y defendía en España tanto a personas que solo tenían problemas de documentación como a traficantes.

El abogado peruano denunció en 2006, cuando tenía 25 años, y ejercía como abogado en Perú, que una jueza peruana le pidió que manipulara un proceso judicial contra un narcotraficante de origen israelí, que terminó con la suspensión de la magistrada.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)