26 de julio de 2017 12:06

Venezolanos inician con barricadas huelga contra Constituyente de Maduro

Vista de calles, avenidas y autopistas parcialmente vacías hoy, miércoles 26 de julio de 2017, durante el comienzo de la huelga general de 48 horas en Caracas (Venezuela). Foto: EFE

Vista de calles, avenidas y autopistas parcialmente vacías hoy, miércoles 26 de julio de 2017, durante el comienzo de la huelga general de 48 horas en Caracas (Venezuela). Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 5
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 16
Agencia AFP

Bajo fuerte tensión, los opositores venezolanos iniciaron este miércoles, 26 de julio, una huelga de 48 horas para obligar al presidente Nicolás Maduro a suspender la elección de una Asamblea Constituyente, con la que temen se instaure el comunismo.

Muchas calles estaban desoladas en la mañana, bloqueadas por grupos de vecinos con barricadas de escombros, ramas de árboles y cuerdas, sobre todo en barrios del sureste y este de Caracas, tradicionalmente opositores.

“No más dictadura”, “No más represión”, se leía en algunas pancartas de los puntos bloqueados. En un muro, la frase “Fraude Constituyente” fue construida con billetes de 5 bolívares, cuyo valor se vio menguado por una brutal inflación.

“Ya basta de la apatía...cada vez estamos peor, con colas y escasez. Pienso estar las 48 horas” de huelga, declaró a la AFP María Auxiliadora, vecina del acomodado barrio de Chacao, en el este.

En el centro de la capital circulaban autobuses. Pero donde el transporte estaba paralizado, muchas personas trataban de llegar a sus trabajos a pie.

En un video difundido por Twitter, el líder opositor Leopoldo López pidió a los venezolanos “seguir en las calles hasta alcanzar la libertad” y a la Fuerza Armada no ser “cómplice” del “aniquilamiento” de la democracia y de un “fraude constitucional” . Fue su primer mensaje en arresto domiciliario.

En vísperas de la huelga, muchos venezolanos acudieron a supermercados y panaderías para abastecerse de alimentos, y miles cruzaron la frontera con Colombia para aprovisionarse o salir del país, ante la incertidumbre de lo que pueda pasar.

La semana pasada, la oposición organizó un paro de 24 horas con bloqueos de calles que dejó cinco muertos, lo que despierta temor a nuevos brotes de violencia.

Para el viernes, la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) convocó a una gran marcha en Caracas, bajo la amenaza de un “boicot electoral” en la votación para elegir a los 545 asambleístas de la Constituyente.

El rechazo a la Constituyente -según Datanálisis del 70%- intensificó las protestas que iniciaron hace cuatro meses para exigir la salida de Maduro, que dejan un centenar de muertos, miles de heridos y cientos de detenidos.


'No más chantajes'


Maduro enfrenta también el malestar de muchos venezolanos por la profunda crisis económica en que cayó el país, donde la comida y las medicinas escasean y los precios suben todas las semanas.

La oposición lo acusa de convertir a Venezuela en una dictadura y destruir su economía -caerá 12% este año según el FMI- pese a su riqueza petrolera; pero el mandatario sostiene que sus adversarios buscan derrocarlo con apoyo de Estados Unidos para afincar el neoliberalismo.

La patronal Fedecámaras y las principales centrales obreras apoyan la huelga.

Según la oposición, el paro anterior fue acatado en un 85%, pero el gobierno aseguró que fue un fracaso pues controla la estratégica industria petrolera -fuente del 96% del ingreso de divisas- y el sector público, de más de tres millones de empleados.

El gobierno comprobará que sus funcionarios y beneficiarios de sus programas sociales voten el domingo.

El opositor Henrique Capriles pidió a la gente no aceptar “más chantajes” del gobierno. “Trabajadores públicos deben terminar de romper las cadenas”, añadió.


'Maduro no echa para atrás?


La Constituyente ha sido fuertemente criticada por gobiernos latinoamericanos y europeos, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó con sanciones económicas si se concreta.

Pero Maduro no ha mostrado ninguna señal de retroceso. Más bien insiste en que la Constituyente “ya es un hecho” y traerá la paz y bonanza económica al país.

La MUD no participará en la Constituyente alegando que no fue convocada en referendo y el sistema de elección fue diseñado para que el gobierno la controle y haga una Carta Magna a su medida, que garantice su permanencia en el poder.

La fiscal general, Luisa Ortega, veterana chavista que rompió con Maduro, advirtió que la Constituyente será un “cheque en blanco” para el gobierno y llamó a los venezolanos a jugarse todo para detenerla.

El gobierno puso a toda marcha la maquinaria del partido socialista. Según los analistas una alta abstención restaría legitimidad a la Constituyente, frente a los 7,6 millones de votos que según la MUD obtuvo en el plebiscito simbólico que hizo el 16 de julio contra esa iniciativa.

Pero Maduro se dice seguro de una gran victoria el domingo. Así lo proclama bailando en los mitines una pegajosa canción que promociona la Constituyente.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (1)