20 de octubre de 2015 15:11

La velocidad de los automotores se controlarán con cuatro fotorradares en la capital de Imbabura

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Sierra Norte (I)

Desde la tarde de hoy, 20 de octubre de 2015, comenzará la instalación de tres fotorradares fijos y uno móvil, que controlarán la velocidad de los vehículos que circulen en el cantón Ibarra, provincia de Imbabura, en el norte de Ecuador.

Según el alcalde de esta ciudad, Álvaro Castillo, al menos, en tres sectores de esta jurisdicción se identificaron a conductores que se movilizan por sobre los 120 kilómetros por hora.

Para Elena Agila, vecina del barrio Los Ceibos, ubicado en el sur de Ibarra, es un verdadero peligro cruzar en la mañana por las vías de este sector. ¿La razón? En este sitio, los automóviles se trasladan en altas velocidades. Incluso asegura que ha sido testigo de un par de accidentes de tránsito.

Alberto Buendía, gerente de la Empresa Pública de Movilidad Movidelnor, asegura que los conductores que sobrepasen los límites de velocidad tendrán dos tipos de sanciones. Estas pueden ascender desde el 30% de un salario básico unificado (USD 106,20), hasta uno total (354).

En el Art. 191, de la Ley de Transporte Terrestre Transito y Seguridad Vial los límites de velocidad vehicular permitidos en las vías públicas, para vehículos livianos, motocicletas y similares son: en la zona urbana de 50 Km/h y 90 en la perimetral. Asimismo, en el Art. 193, se detalla que los automotores que circulen por las zonas escolares deben hacerlo en el rango moderado de 35 km/h.

Buendía aseguró que este sistema estará operativo en 15 días. Sin embargo se iniciará con un proceso de capacitación a los conductores antes de imponer sanciones. Estas multas se realizarán en el mes próximo.

Diego Ordóñez, gerente de la Empresa de Economía Mixta Trafficnor, quien es la adjudicada para la instalación de los cuatro fotorradares, explicó que han trabajado en experiencias similares en ciudades, como: Ambato, provincia de Tungurahua, y Loja, en la provincia del mismo nombre.

La inversión para la implementación de este sistema de control vehicular, que es de carácter privado, asciende a los USD 500 000. Así lo indicó Castillo.

El funcionario, además, señaló que los aparatos funcionarán todo el día, mediante un sistema de calibración y certificación por parte de la Agencia Nacional de Tránsito. “Los dispositivos toman fotografías de la placa y del vehículo, que son la prueba de la infracción”.

Asimismo, Buendía detalló que los infractores tendrán 10 días laborales para cancelar las multas sin recargo. Después de esta fecha el recargo será del 2% por día.

Pablo Rivera, conductor ibarreño, espera que este nuevo sistema no afecte la circulación vehicular de la urbe y que se complica con el alto número de semáforos existentes en Ibarra.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)