3 de junio de 2016 00:00

La vacuna contra la AH1N1 se aplica en la Sierra y en Manabí

La campaña de vacunación contra la influenza se inició en el albergue Divino Niño, en Pedernales (Manabí). Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

La campaña de vacunación contra la influenza se inició en el albergue Divino Niño, en Pedernales (Manabí). Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 3
Sorprendido 0
Contento 8
Yadira Aguagallo
Diego Bravo
Fabián Maisache

Quito es la ciudad con más fallecidos por la gripe AH1N1 a escala nacional. Según el Ministerio de Salud Pública (MSP), 23 decesos se produjeron en la capital de enero hasta la última semana de mayo. Por eso, de las 300 000 dosis que se importaron para afrontar el rebrote epidemiológico, 100 802 se destinaron a esta ciudad.

Estas se distribuyeron en 144 centros de salud de primer nivel y en los hospitales básicos de las parroquias de Yaruquí y Nanegalito, que pertenecen al Distrito Metropolitano.

La vacunación comenzó el martes, en los centros asistenciales y las dosis se suministran a los grupos vulnerables: embarazadas, niños menores de 5 años, personas de la tercera edad y pacientes que tienen comorbilidades como asma, problemas cardíacos, complicaciones renales y diabetes.

“Vine al dispensario para hacerme un chequeo general. De paso aprovecho para cuidarme contra la AH1N1”, contó Vicente Saltos, de 70 años, quien se vacunó por primera vez en el Centro de Salud de Las Casas.

Rita Benítez, de 78 años, aseguró que es la segunda vez que lo hace porque ya le suministraron la vacuna hace dos años. “Me caí en la parada del bus y me rompí la cabeza. Vine para que me revisaran la cabeza y de paso aproveché para vacunarme”.

De los 23 pacientes que fallecieron en Quito, 17 presentaron comorbilidades. Ante eso, Graciela Mediavilla, directora zonal de Vigilancia de la Salud Pública, pidió a la ciudadanía que tome medidas preventivas contra la AH1N1 como no automedicarse y asistir inmediatamente a los centros asistenciales si alguien presenta síntomas (ardor de garganta, tos, fiebre mayor a 38 grados).

También pidió a los pacientes que tienen comorbilidades que acudan a los centros asistenciales para vacunarse.

Mediavilla explicó que con esta distribución de dosis contra el virus se busca ayudar a las personas que no alcanzaron a recibir su dosis a finales del 2015. Según datos de la zonal 9 de Salud, que abarca el Distrito Metropolitano, 367 532 personas alcanzaron a vacunarse hasta el 2015.

En Manabí, en los albergues ubicados en zonas afectadas por el terremoto del 16 de abril también se desarrolla con normalidad. También los grupos vulnerables son los destinatarios de este programa especial para las áreas afectadas de la zona 4 (Manabí y Esmeraldas).

Un total de 37 200 dosis fueron repartidas por el Ministerio de Salud en las dos provincias. De ellas, 2 587 deberán ser aplicadas en los albergues y refugios. El resto está destinado a zonas que en la vacunación de diciembre del 2015 presentaron baja cobertura.

En el albergue Divino Niño de Pedernales la brigada del Centro de Salud de ese cantón llegó ayer para cumplir con la disposición

Las autoridades de salud calculan que en el plazo de una semana completarán la inmunización, cuyo objetivo es proteger a la población que se encuentra en situación de vulnerabilidad.

En tanto, en el albergue ubicado en el antiguo aeropuerto Reales Tamarindos de Portoviejo, unas 1 170 personas recibirán la inmunización contra la influenza.

Adicional a este programa, los delegados de Salud continuarán con la aplicación del esquema tradicional de vacunas para los niños que se encuentran albergados.

Para Cotopaxi y Tungurahua hay 26 216 dosis. Según Javier Morales, director Distrital de Salud de Latacunga, las 16 216 vacunas repartieron a las 18 unidades de salud de Latacunga y de Salcedo. El funcionario indicó que entre los inmunizados estaban niños de guarderías, centros de educación inicial y adultos mayores.
“Las vacunas serán aplicadas únicamente a las personas inmersas dentro del grupo de riesgo y que no fueron inmunizadas en la campaña de noviembre y diciembre del 2015. No hay que repetir la dosis.

Según datos de la Dirección Distrital de Salud de Latacunga en la provincia se presentaron 36 casos sospechosos de AH1N1 entre abril y mayo del 2016. Quince están confirmados, de ellos dos personas fallecieron y el resto se encuentra fuera de peligro.
“El reporte indica que los protocolos de seguridad funcionaron. Los pacientes han sido dados de alta de los centros de salud y no han habido muertos como en las dos primeras semanas”, comentó Morales.

En Tungurahua se contabilizan 29 casos sospechosos, 11 confirmados y tres personas fallecidas por el virus de la gripe AH1N1. Las autoridades del Ministerio de Salud descartaron que la muerte de una cuarta persona haya sido a causa de la influenza.
Mónica Villegas, funcionaria del Distrito de Salud 2, informó que 10 000 dosis fueron repartidas en las unidades operativas de salud.

La funcionaria indicó que la campaña de vacunación es para quienes no fueron inmunizados durante la campaña realizada entre noviembre y diciembre del 2015.

“La campaña de vacunación durará todo junio”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)