18 de julio de 2015 15:22

Las vacaciones escolares activan la diversión en familia

Feria del Artesano, en el Centro Histórico de Cuenca, a propósito de la temporada de vacaciones. Foto: Lineida Castillo/ EL COMERCIO

Feria del Artesano, en el Centro Histórico de Cuenca, a propósito de la temporada de vacaciones. Foto: Lineida Castillo/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 1
Contento 3
Lineida Castillo
Redactora (I)

Las familias de la Sierra viven el período más importante del año: las vacaciones escolares. Muchos azuayos se animan a viajar fuera del país a conocer nuevas culturas, pero otros prefieren Cuenca y destinos turísticos de Azuay para recorrerlos en familia.

En Cuenca, principalmente los fines de semana, las familias se apropian de los espacios públicos emblemáticos como El Barranco del Tomebamba, los parques, el Centro Histórico… Otros visitan lugares turísticos rurales como Baños, Turi, el Parque Nacional Cajas… Un último grupo prefiere ir de compras a los centros comerciales o ferias, comer fuera de casa o asistir al cine.

Este 18 de julio del 2015, Cuenca amaneció con lluvia y frío. Ese clima no era el apropiado para salir a la calle, pero a muchos hogares como los Quezada Durán, eso no les importó. Se abrigaron bien y los cinco integrantes recorrieron museos y templos, como lo habían planificado con antelación.

Juan Quezada contó que desde que terminaron el año lectivo aprovechan, cada fin de semana, para recorrer algún lugar con su esposa y tres hijos. Por ejemplo, el sábado 11 de julio fueron de compras al vecino cantón Gualaceo y, el domingo 12, participaron de las vísperas de las fiestas en honor a la imagen de la Virgen del Carmen, en la parroquia cuencana de Tarqui.

Para él, el tiempo de clases es un factor determinante de los horarios, de las actividades de los estudiantes y de los padres de familia. La rutina de despertar temprano, los estudios e ir a dormir son patrones que mantienen un orden y muchas veces son agotadores. “Las vacaciones escolares son para disfrutar al máximo, recuperar la convivencia familia y el tiempo con los hijos.”.

Desde principios de julio, la Fundación Municipal Turismo para Cuenca promociona a la urbe en ciudades vecinas para atraer a más visitantes. El jueves 16 de julio se puso en escena la Vitrina Turística de Cuenca en Loja, con la participación de más de 20 operadores: dueños de restaurantes, hoteles, lugares turísticos…

Patricio Miller, presidente de la Cámara de Turismo de Azuay, explicó que varios hoteles están con promociones en sus servicios. En Cuenca hay hospedaje desde USD 25 a 150 por persona. Las instituciones públicas también realizan actividades culturales en los parques, actividades deportivas y ferias artesanales que se abren por días. Una de ellas es la que está en la calle Sucre, junto a la Catedral de la Inmaculada Concepción.

Allí 29 productores agrupados en la Junta Nacional de Defensa del Artesano ofertan adornos para el hogar en diferentes texturas, ropa, bisutería, joyas… Wilson Ludisaca vende adornos en madera y contó que pese al día sombrío, las ventas estuvieron buenas en la mañana. “En las vacaciones la gente sale más, porque dispone de tiempo y no tiene la carga de tareas con los hijos”, dijo.

El 26 de julio del 2015, las familias podrán participar del Festival de Cometas Raymi que organiza la Cooperativa de Ahorro y Crédito Jardín Azuayo, en el parque El Paraíso. Esto se complementará con una feria gastronómica, venta de productos artesanales, fabricación de cometas, danzas y artistas.

Una recomendación que dan los promotores: para una salida en familia se deben seleccionar lugares o actividades donde los niños también puedan disfrutar para que se sientan integrados.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)