5 de abril de 2016 21:14

Uruguay es el país más envejecido de A. Latina, según informe del BM y Cepal

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

Uruguay es el país más envejecido de América Latina, según un informe elaborado por el Banco Mundial (BM) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) presentado hoy (5 de abril) en Montevideo y en el que se hacen algunas recomendaciones para mitigar el impacto económico de este hecho.

El estudio, denominado 'Cambio demográfico y desafíos económicos y sociales en el Uruguay del siglo XXI', señala, en base a proyecciones de la ONU, que el 19 % de la población del país superaba los 60 años en 2015 y añade que desde 2004 tiene una tasa de fecundidad por debajo del nivel de reemplazo poblacional.

"El análisis desarrollado (...) permite concluir que el avance del proceso de transición demográfica repercutirá negativamente sobre las posibilidades de crecimiento de la economía uruguaya en relación a lo observado durante la última década", apunta el informe.

Preguntado acerca de las conclusiones del documento, el director del BM para Argentina, Paraguay y Uruguay, el alemán Jesko Hentschel, indicó que el estudio evalúa esos impactos demográficos en la economía del país en el "mediano y largo plazo".

"En este momento Uruguay tiene un desarrollo muy positivo de la población porque hay más gente que está entrando en la fuerza laboral de la que está saliendo. Entonces, el bono demográfico está en aumento. Al mismo tiempo, esto se va a acabar en los próximos 10 años", resaltó.

Para aprovechar la ocasión actual, Hentschel destaca que el informe refleja que es necesario que Uruguay integre nuevas personas en la fuerza laboral, un aspecto sobre el que reseñó que el país suramericano tiene una tasa de participación femenina en el mercado "más baja que en muchos de los países más desarrollados".

Por otro lado, el alemán aseguró que es necesario mejorar la transición de los jóvenes entre el ámbito educativo y laboral para que puedan desarrollar y aplicar correctamente sus competencias.

Como tercer eje a tener en cuenta, el director regional del BM añadió que Uruguay también debe tratar de dar incentivos a los trabajadores que permanecen más tiempo en el mercado, por ejemplo con más formación.

"Esto ayuda a financiar los gastos sociales, como la educación o la salud. También ayuda mucho a los ingresos del Estado", dijo Hentschel.

El ministro de Economía de Uruguay, Danilo Astori, participó en la presentación del informe y señaló que estos estudios son "muy importantes" porque muestran la incidencia del envejecimiento de la población, un proceso que en su país se da "más rápido que en el resto de América Latina", apuntó.

En ese sentido, destacó que el envejecimiento de la población no es un elemento de alarma o algo que haya que "lamentar", dado que es un "proceso natural que viven todas las sociedades".

En la misma línea, la secretaria ejecutiva de la Cepal, la mexicana Alicia Bárcena, señaló que el proceso demográfico uruguayo no es "alarmante" dado que el país "dispone de tiempo para poder aplicar políticas para los desafíos" que eso supone.

"En Uruguay, en 1908, la mujer tenía seis hijos en promedio, en 1965 tres y hoy está por debajo de la tasa de reposición (...). En América Latina, y en Uruguay particularmente, hay un cambio profundo" en el cual la fecundidad es menor y la esperanza de vida mayor, aseguró la mexicana durante la presentación.

"Los países (de la región) transitan hacia esas sociedades envejecidas. Esto significa que vamos bien, vamos muy bien en este momento, pero si no actuamos a tiempo nos va a ir muy mal, porque la población joven se va a tener que hacer cargo de la más mayor", añadió Barcena.

El informe conjunto del BM y la Cepal también destaca que en el "escenario más pesimista" la merma de la tasa de crecimiento de Uruguay con respecto a la década anterior podría ser del 1,5 % de su producto interior bruto (PIB), mientras que en el más positivo sería de medio punto porcentual.

"Previsiblemente, los efectos serían moderados hasta principios de la década del 2040, pero durante la segunda mitad del siglo el proceso de envejecimiento de la población tendría un impacto significativo sobre las posibilidades de crecimiento de la economía uruguaya", afirma el estudio.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)