19 de julio de 2014 00:00

Infórmese sobre quién va a alquilar su propiedad

Desde marzo, los vehículos de la Policía patrullan dentro de las urbanizaciones privadas.

Desde marzo, los vehículos de la Policía patrullan dentro de las urbanizaciones privadas.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 1
Indiferente 6
Sorprendido 3
Contento 0
Washington Paspuel.  Redactor

La casa de cerramiento color crema y pesadas puertas metálicas, ubicada en una ciudadela del norte de Guayaquil, permanece deshabitada.

Un guardián de la urbanización cuenta con recelo, desde la garita del parqueadero del lugar, que la villa ha permanecido cerrada desde enero pasado.

A finales de ese mes, agentes de la Policía Antinarcóticos del Guayas hallaron en esa vivienda un cargamento de drogas. Unos 80 bloques de cocaína estaban ocultos en una de las habitaciones. Las investigaciones determinaron que la propiedad servía como bodega de alcaloide cuyo destino era el exterior.

El ocupante de la vivienda, quien según las investigaciones la alquilaba hace meses atrás, fue aprehendido.

A escala nacional no hay un registro que dé cuenta sobre el número de viviendas que fueron alquiladas para cometer delitos. No obstante, la Policía identificó entre noviembre y marzo pasados, en Guayaquil y los cantones de Samborondón y Durán, al menos otras siete casas, en urbanizaciones residenciales, que eran utilizadas como bodegas de alcaloides y armas de grueso calibre.

Esa serie de hallazgos obligó, en marzo pasado, a la Gobernación del Guayas a implementar un plan para que los agentes patrullen en el interior de las urbanizaciones cerradas.
Esto ocurrió pese a la negativa de los administradores de estos conjuntos cerrados al ingreso de los autos policiales.

El gobernador del Guayas, Rolando Panchana, les advirtió que los patrullajes eran obligatorios. “Los administradores deben notificar si se presentan actividades irregulares dentro de su urbanización”, dijo durante una reunión que mantuvo con la Policía y en la que estuvieron quienes manejan las ciudadelas residenciales.

Carlos J., propietario desde hace 10 años de una villa lamenta que, en Guayaquil, los propietarios alquilen sus casas a personas que luego se conoció que estaban investigadas por delitos. “En octubre pasado, los agentes allanaron una casa, que era ocupada por un hombre que vivía solo”.

El fiscal Danny Vizueta, de la Unidad contra el Crimen Internacional, recuerda que una de las estrategias de los narcotraficantes es arrendar inmuebles en estas urbanizaciones, para usarlas como bodegas, o centros para planificar los ilícitos.

El presidente de la Asociación de Corredores de Bienes Raíces del Guayas, Héctor Macías hace recomendaciones al respecto. Aconseja a la persona que alquila su propiedad que primero se asesore con un profesional acreditado. “Hay personas que no tienen licencia para hacerlo y no les importa arrendarle a cualquier persona, que igual puede ser un delincuente o un narcotraficante”.

Macías sugiere a los propietarios que presten mucha atención si alguien quiere arrendar por largo tiempo adelantado y en efectivo. “Hay casos en que en verdad la persona espera un ahorro en el alquiler, pero generalmente esa clase de gente no pide descuentos y paga con dinero en efectivo”.

La Federación Nacional de Corredores de Bienes Raíces del Ecuador mantiene en su página web un registro de todos sus socios acreditados.

Ellos se encargan no solo de negociar la venta o el alquiler de una propiedad al precio más conveniente para el propietario. También se encargan de indagar los antecedentes del futuro arrendador. Macías advierte que hasta se puede perder un inmueble si este ha sido parte de una actividad ilegal.

“Cuando se trata de una banda delictiva, por ejemplo, sus actividades pueden comprometer al dueño de la propiedad. Si la Policía encuentra alcaloides en una vivienda, le incautan el predio a su propietario”, dice.

La Policía también ha detectado que, en otros casos, desconocidos alquilan inmuebles para ocultar cosas robadas o piezas de vehículos cuya procedencia no es justificada.

Ante esa clase de problemas, los agentes proponen al dueño de la propiedad que, si detecta alguna anomalía en esta, se comunique con ellos.

No lo olvide

Contrate  a un corredor de bienes raíces acreditado. Revise las listas que hay en la web de la Federación de Corredores de Bienes Raíces.

Consulte los antecedentes personales de quien va a arrendar su propiedad. Puede hacerlo en la página web del Ministerio del Interior.

Recuerde que si hallan alcaloides dentro de su propiedad, esta podría ser incautada y permanecer bajo custodia por mucho tiempo.

Asesórese con su corredor de bienes raíces. Una de las tareas del profesional es indagar sobre las personas que buscan adquirir o comprar un bien.

No acepte firmar un contrato de dos años con el arrendatario con pago en efectivo por adelantado y sin la firma de un contrato de arrendamiento.

Considere que su propiedad puede ser más difícil de alquilar o vender si es que ha sido escenario de una actividad ilegal. Tenga precaución.

En contexto
En el país no hay cifras sobre el número de inmuebles que fueron alquilados para cometer ilícitos. Según la Policía, una vivienda arrendada puede ser utilizada para ocultar cosas robadas, almacenar drogas o que las organizaciones delictivas planifiquen allí sus delitos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)