29 de noviembre de 2015 22:54

La UE sella un nuevo comienzo con Turquía presionada por crisis de refugiados

Foto de familia de los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) y el primer ministro de Turquía, Ahmet Davutoglu. Foto: Agencia EFE

Foto de familia de los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) y el primer ministro de Turquía, Ahmet Davutoglu. Foto: Agencia EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Agencia EFE

La Unión Europea (UE), presionada por la crisis de refugiados, selló este domingo 29 de noviembre con Turquía un acuerdo de cooperación que marca el inicio de un nuevo comienzo en sus relaciones que les obligará a asumir difíciles compromisos para el futuro.

Los Veintiocho han prometido conceder inicialmente 3 000 millones de euros a Turquía para que pueda atender a los más de 2,2 millones de refugiados sirios que acoge en su territorio, así como "revitalizar" el proceso de adhesión del país al club comunitario y agilizar el proceso de liberalización de visados, a cambio de que Ankara contenga la inmigración irregular hacia Europa.

"No es un intercambio trivial de dinero por refugiados. Eso sería imposible y creo que es también inmoral", aseguró el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

El líder comunitario sí incidió, no obstante, en que el acuerdo de hoy debe servir para cambiar las reglas del juego y detener la llegada masiva de refugiados a la UE desde Turquía, ya que de los 1,5 millones que han entrado de forma irregular en lo que va de año, lo hicieron en su mayoría a través de este país.

El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, por su parte, dijo que nadie puede saber lo que ocurrirá en el futuro en Siria ni garantizar que no vaya a haber una oleada masiva de personas que huyan del conflicto, pero sí aseguró que su país se compromete a cumplir "todos los compromisos que recoge el plan de acción" sellado hoy.

En cuanto a los 3 000 millones, Davutoglu defendió que no son para el país, sino "para los refugiados sirios", al tiempo que se mostró satisfecho por este apoyo porque "compartiremos la carga" para hacer frente a una crisis que afecta tanto a la UE como a Turquía, que se ha gastado ya USD 8 000 millones en atender a los sirios que buscan protección en el país vecino.

Davutoglu calificó la cumbre de hoy, marcada por la ausencia del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, de "histórica" para el proceso de adhesión a la UE, y aseguró que supone un "nuevo comienzo" para "el futuro de nuestro hogar común en Europa".

La UE y Turquía mantendrán una conferencia intergubernamental el 14 de diciembre sobre la apertura del capítulo 17 del proceso de adhesión, parado desde 2007, que se refiere a las políticas económicas.

Los otros cinco capítulos que quería impulsar Ankara se dejarán para más adelante, ante las reticencias que esta cuestión despierta en socios comunitarios como Grecia y sobre todo Chipre, que mantienen disputas históricas con Turquía.

La Comisión Europea se compromete, no obstante, a realizar el trabajo preparatorio necesario para el primer trimestre de 2016 con vistas a la apertura de esos capítulos, si bien serán los Estados miembros los que tendrán que tomar una decisión.

Los cinco capítulos que aún están pendientes son los dedicados a energía, justicia y derechos fundamentales, justicia y libertades fundamentales, educación y cultura, y políticas de defensa, casi todos ellos congelados desde 2009.

La canciller alemana, Angela Merkel, expresó hoy su esperanza en que el acuerdo entre la Unión y Turquía cree una "ventana de oportunidad" para que se solucione también en los próximos meses el conflicto entre ese país y Chipre, asunto relacionado "estrechamente" con el proceso de adhesión de Ankara a la UE.

En 1974 el Ejército turco ocupó la parte norte de la isla y en 1983 esa zona se autoproclamó República Turca del Norte de Chipre, sólo reconocida por Ankara.

El presidente francés, Franois Hollande, por su parte, señaló que "las condiciones no han cambiado" en el proceso de adhesión de Turquía a la UE, y subrayó que "no hay ninguna razón ni para acelerar ni para ralentizar el proceso".

En materia de visados, la UE celebra que Turquía se comprometa a acelerar el cumplimiento de los requisitos, un total de 70 condiciones que incluyen cuestiones tan sensibles como el respeto a los Derechos Humanos, para avanzar hacia la liberalización.

El Ejecutivo comunitario presentará su segundo y tercer informe de progreso sobre esta cuestión a principios de marzo de 2016 y en otoño de ese mismo año, respectivamente, a fin de que los ciudadanos turcos puedan entrar sin visado en el espacio de libre circulación de Schengen en octubre de 2016.

A cambio, el acuerdo de readmisión de inmigrantes irregulares con Ankara tendrá que estar completamente operativo en junio de ese año.

La UE y Turquía acordaron también mantener "cumbres regulares dos veces al año", un paso que eleva al país al nivel de socio estratégico.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)