8 de febrero de 2017 00:00

Unión Ecuatoriana cubre el salario del equipo de campaña de Pesántez

El equipo de Washington Pesántez, durante una reunión de la campaña electoral, en un hotel de Quito. Foto: Paúl Rivas / EL COMERCIO

El equipo de Washington Pesántez, durante una reunión de la campaña electoral, en un hotel de Quito. Foto: Paúl Rivas / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 12
Triste 2
Indiferente 10
Sorprendido 2
Contento 5
Diego Puente V. Redactor
[email protected] (I)

El equipo de Washington Pesántez tiene refuerzos extranjeros. El uruguayo Raúl Schurjin, de 74 años, es el jefe de campaña. Nació en Montevideo y vive en Ecuador desde hace 42 años. Antes fue el director de la campaña de Fabián Alarcón, previo a su elección como prefecto de Pichincha, en 1984.

Luego lo asesoró para llegar al Congreso en 1990. También, participó del ‘staff’ de la región Sierra que acompañó a León Febres Cordero a Carondelet.

Cuenta con los dedos de la mano sus éxitos electorales. Dice que dirigió las campañas de Rodrigo Paz y de Gustavo Herdoíza, a la Alcaldía de Quito. Obtuvo su última victoria con Rafael Maya, alcalde de Latacunga.

En su país natal ha participado de cerca con el Partido Nacional, de línea liberal.

Él fue contactado por “personas del movimiento” -no dice quiénes-. Escuchó las propuestas de Pesántez y se convenció. “Yo en verdad creo en este tipo”, dice. Se involucró como consultor político desde hace un año y, desde hace tres meses, dirige todo.

El bonaerense Gustavo Villegas, mejor conocido como ‘El Che’, también se unió al grupo, pero en diciembre. El fotógrafo fue contactado por miembros de UE. Es el más entusiasta. Hace bromas, molesta a los compañeros, se ríe, suele andar con un sombrero de paja toquilla y una camiseta con los colores del movimiento Unión Ecuatoriana: rojo, blanco y azul.

En el 2012, hizo las fotografías del entonces candidato a la Presidencia, Mauricio Rodas. Está encargado de tomar y enviar las imágenes de los recorridos. Cuando tiene tiempo libre postea fotos en la cuenta de Facebook del candidato. Junto a él suele estar Galo Acosta, quien filma las presentaciones.

Una agencia de relaciones públicas se encarga de manejar las otras redes sociales. Desde esta oficina provino la idea de promocionar una cena romántica, para dos personas, junto al candidato y su esposa, el 14 de febrero.

El equipo lo completan seis personas, todas ecuatorianas y caben en dos vehículos. Carlos Zapata siempre conduce el carro en el que se dirige Pesántez. Ambos se conocieron en la Fiscalía General del Estado.

Ha tenido que hacer viajes de ocho horas, sin descanso, para llegar a tiempo a los compromisos. Está a disposición las 24 horas, todos los días.

Andrés Proaño y Carlos Zapata, junto al candidato Washington Pesántez. Foto: Paúl RIvas/ EL COMERCIO

Andrés Proaño y Carlos Zapata, junto al candidato Washington Pesántez. Foto: Paúl RIvas/ EL COMERCIO

Uno de los carros en los cuales se movilizan es de esa agrupación y el otro es un Chevrolet Tahoe, que pertenece a la familia del candidato.

La misma disponibilidad debe tener el teniente Andrés Proaño, encargado de la seguridad. Es parte del Grupo de Intervención y Rescate (GIR), de la Policía Nacional.

Pertenece a la dirección encargada de dar seguridad a funcionarios y personas destacadas. Pesántez fue fiscal.

Este quiteño debe responder en caso de un ataque.

El oficial está cerca cuando el candidato está en una multitud. Su trabajo es impedir agresiones. En esta época de Carnaval su misión será evitar que simpatizantes quieran jugar con carioca, harina y agua con Washington Pesántez.

La jefa de comunicación es Carla Martínez. Ella entró en diciembre pasado. Administra un grupo de ‘Whatsapp’ para informar los pormenores de la campaña con los medios. También, gestiona entrevistas y envía información escrita, videos y fotos para publicaciones.

Martínez, madre de tres hijos, debe ausentarse algunos días de su hogar cuando acompaña al candidato a provincias. Ella llegó al equipo por pedido de la esposa de Washington Pesántez, Áliz Borja.

El equipo lo completan William Murillo y Julio Molina. El primero lo asesora en el área político administrativa. Dirigió la inscripción del movimiento ante el Consejo Nacional Electoral (CNE). El segundo, amigo de Pesántez desde la época de estudiantes en la Universidad Católica y excolaborador en la Fiscalía, es el consejero jurídico. Señala que ayudó en la construcción de la propuesta para llamar a una Asamblea Constituyente.

La mayoría (siete) de los miembros de su equipo gana un sueldo, que sale de Unión Ecuatoriana. Al teniente Proaño le paga la Policía. En las entrevista evitaron detallar el monto que perciben.

Borja, esposa del candidato, no cobra sueldo. Ella es la asesora más cercana. Está pendiente de la imagen del candidato, ayuda con la logística y cuadra citas. Esta oncóloga pediatra tiene un plan de atención a enfermedades catastróficas si llegan a Carondelet.

También, reserva habitaciones y pasajes aéreos cuando los delegados salen de Quito. En los viajes se hace una selección de los acompañantes. Regularmente están junto con Pesántez la comunicadora, el fotógrafo y el jefe de campaña. Se prioriza el uso de los vehículos. Ayer, martes 7 de febrero, se movilizó vía terrestre hacia La Maná (Cotopaxi) y hoy van a Quevedo (Los Ríos).

En provincias se acomodan en habitaciones que cuestan USD 45 por noche. Una excepción fue el 25 de enero pasado. Antes del debate en la Cámara de Comercio de Guayaquil se hospedó en un hotel de cuatro estrellas, cuyo costo oscila entre USD 102 y 149, de acuerdo con la temporada.

Los simpatizantes o candidatos suelen invitarlos a comer, después de los recorridos de campaña. Pesántez indicó que ha perdido cinco libras desde el inicio de la contienda. Esto porque se salta comidas debido al trajín.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (17)
No (3)