12 de julio del 2016 00:00

La Unidad recompone sus alianzas políticas

Carlos Falquez, Jaime Nebot, Paúl Carrasco y César Rodríguez estuvieron en Tababela. Foto: Pavel Calahorrano / EL COMERCIO

Carlos Falquez, Jaime Nebot, Paúl Carrasco y César Rodríguez estuvieron en Tababela. Fotos: Pavel Calahorrano / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 66
Triste 1
Indiferente 18
Sorprendido 1
Contento 128
Ana María Carvajal
Redactora
politica@elcomercio.com (I)

El mismo tema que causó fisuras en la Convergencia Democrática por la Unidad es ahora el puente que los une. Se trata de la precandidatura de Cynthia Viteri a la Presidencia para las elecciones del 2017, anunciada por el Partido Social Cristiano.

El resto de integrantes reconoció y aceptó la postulación de Viteri ayer, 11 de julio, luego de una reunión que duró tres horas. Fue en el Wyndham Quito Airport Hotel. Ella no asistió a la reunión, pero esperó las resoluciones dentro del Aeropuerto Internacional Mariscal Sucre, en Tababela.

Fue el alcalde de Guayaquil y el líder del PSC, Jaime Nebot, quien llegó al lugar junto con Carlos Falquez, exalcalde de Machala y Santiago Guarderas, director del partido en Pichincha, para explicar cómo y el porqué se presentó públicamente a la Unidad el nombre de Viteri, el 28 de junio pasado.

La Unidad firmó en enero pasado un documento en donde dejó en claro que, de momento, su alianza se encaminaba a conseguir la mayor cantidad de curules posibles para la Asamblea Nacional. El tema del candidato único a la Presidencia de la República no era todavía una opción. Por eso hubo una molestia inicial en grupos como Podemos.

Pero desde ayer y hasta el 31 de agosto próximo, los líderes de Avanza, SUMA, Juntos Podemos y cualquier otra tienda política que quiera sumarse a la Unidad, tienen abierta la posibilidad de nombrar más precandidatos, siempre y cuando se respete y concuerde con sus principios básicos. Esa fue la condición que definieron en la reunión de Tababela.

Un mes después, el 30 de septiembre, se conocerá los nombres que conformen el binomio presidencial de esta alianza que nació oficialmente en febrero del año pasado.

Para elegirlos, se definirá un mecanismo que puede ser consenso entre los miembros, resultados de encuestas electorales, elecciones primarias, etc. Y, mientras llega el día de la definición, cada movimiento que forma parte de la Unidad y aquellos que busquen sumarse, tienen libertad de promover a su candidato y alianzas legislativas, en cualquier punto del país.

Paúl Carrasco, líder de Juntos Podemos, dice que todavía no ha tomado una resolución sobre las propuestas que le han hecho el Pueblo Montubio, en Quito, y el gremio de azucareros, en Guayaquil, para que él sea otro precandidato.

Según el también prefecto de Azuay, estaba esperando que se resolviera el impasse dentro de la alianza para tomar decisiones. Avanza, invitó.

Ramiro González, de Avanza, junto a Bayron Pacheco, legislador del mismo partido.

Ramiro González, de Avanza, junto a Bayron Pacheco, legislador del mismo partido.

Precisamente él fue quien mayor molestia mostró cuando el socialcristianismo mocionó a Viteri. En esa misma semana, Juntos Podemos hizo público un documento firmado por César Rodríguez (ex AP) mediante el cual dejaban “en pausa” su relación con la Unidad. La semana pasada, Carrasco asistió a una convocatoria de Nosotras por la Democracia y también se reunió con Guillermo Lasso, quien correrá en las elecciones por Creo y Compromiso Ecuador.

Y ayer, antes de entrar a la reunión, recalcó que no apoyaba el nombre de Viteri, pero que confiaba en que encontrarían mecanismos democráticos dentro de la Unidad para solucionar el problema.

Al salir de la cita dijo que los próximos días tomará una resolución sobre su posible postulación, pero que se mantenía en firme dentro de la Unidad que, -según Carrasco- está fortalecida por el diálogo.
Mientras tanto, Ramiro González, líder del partido Avanza, invitó a todos los sectores políticos a unirse al proyecto que “le muestra al Ecuador que, definitivamente, el diálogo es el camino para construir un país diferente”.

Tanto él como Guillermo Celi, líder de SUMA, hicieron hincapié en que sus tiendas políticas propiciaron el diálogo para subsanar las fisuras en la Unidad. La semana pasada la asamblea general de su movimiento, que dijo está instalada de forma permanente, propuso sobrepasar los límites de la Unidad y buscar alianzas más amplias. Y ayer aplaudió que esta coalición haya acogido su propuesta. Por ello, continuarán abriendo espacios de discusión para lograr más acuerdos con otros sectores.

Entre los líderes de este colectivo está Marcelino Chumpi, prefecto de Morona Santiago y militante de Pachakutik. Él es considerado una pieza clave para lograr alianzas en la Amazonía, junto con el prefecto de Pastaza, Antonio Kubes, militante de SUMA.
Sin embargo, Chumpi no cuenta con el apoyo de todo su movimiento.

A la reunión de ayer llegó acompañado de Rómulo Acacho, vicepresidente de la Conaie. Pero días atrás, Marlon Santi, coordinador nacional de Pachakutik, amenazó con expulsarlo del movimiento. Chumpi aclara que no es necesario pedir autorización para dialogar, porque considera que se manejan objetivos comunes. Además, considera que la Unidad tiene opciones claras de lograr un triunfo electoral en el 2017.

En contexto

Por dos semanas, el futuro de la Unidad estuvo en riesgo, tras desacuerdos por la precandidatura de Cynthia Viteri. Sin embargo, ayer sus integrantes aceptaron el nombre y decidieron abrir espacio para postular a más aspirantes. El 30 de septiembre se conocerá al candidato oficial.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (14)