1 de December de 2014 20:21

La Unasur aún tiene el reto de concretar la integración

El viernes se inaugurará la sede del organismo regional y llevará el nombre del expresidente argentino Néstor Kirchner, fallecido en octubre del 2010.  Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

El viernes se inaugurará la sede del organismo regional y llevará el nombre del expresidente argentino Néstor Kirchner, fallecido en octubre del 2010. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 7
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 3
Contento 8

Estefanía Celi R. Redactora (I)
politica@elcomercio.com

El principal objetivo con el que fue concebida la Unión de Naciones Suramericamanas (Unasur) no se ha concretado hasta ahora. La integración de los países del continente sigue siendo un reto, después de cerca de 10 años de que se creara este organismo regional. 

Por eso, en la Cumbre de Jefes de Estado de este jueves, el objetivo es realizar una reactivación de la Unasur, en palabras del actual secretario general, el expresidente colombiano Ernesto Samper.  “Nos hemos puesto de acuerdo sobre unos elementos clave de la visión estratégica. Nada más útil para un proyecto de integración que saber a dónde se va”, señaló el viernes, en la presentación del edificio sede de la organización, ubicado en la Mitad del Mundo, al norte de Quito.

Con esta nueva fase de la Unasur, la expectativa es retomar proyectos que quedaron en suspenso, como el Banco del Sur o el pasaporte suramericano. Este último incluso será uno de los ejes de la Cumbre presidencial, según señaló ayer, 1 de diciembre, Antonio Sim, subsecretario para Suramérica de la Cancillería brasileña, a la agencia EFE.

Pero el problema de estos ejes principales es que no llegan a prosperar por problemas políticos, a criterio de Pablo Gambandé, del Observatorio Ecuador del Centro Argentino de Estudios Internacionales. “Como la mayoría de proyectos de integración latinoamericanos, la Unasur es mayormente retórica. Siempre hay algún país que no respeta las instituciones ni los acuerdos pactados en el tiempo”.

Gambandé cree que, al ser un proyecto liderado principalmente por figuras presidenciales, es 100% política y va a buscar una alianza de las izquierdas y los populismos suramericanos.

El excanciller Francisco Carrión admite que ha habido temas políticos que han colaborado con un “estancamiento” de la organización internacional en los últimos dos o tres años. Por ejemplo, cita que ciertos procesos eleccionarios en la región, como la presidencia de Sebastián Piñera en Chile, generaron dudas sobre la continuidad del proceso de integración.

“El problema de Unasur comienza con la debilidad institucional de la Secretaría General, la desaparición física de dos líderes como (Néstor) Kirchner y (Hugo) Chávez, la creación de la Alianza del Pacífico, que ha dado la impresión de ser una alternativa a la Unasur. Pero parecería que hay aires de renovación”, asegura Carrión.

A esto hay que sumarle los problemas de salud de Alí Rodríguez, el predecesor de Samper, que no le permitían estar en Quito todo el tiempo, según señala Francisco Pareja Cucalón, catedrático de la Universidad Andina.

Tanto para Carrión como para Pareja Cucalón, el regreso de Michelle Bachelet a la Presidencia de Chile, la elección de Tabaré Vázquez en Uruguay y la reelección de Dilma Rousseff en Brasil aportarán a este nuevo impulso de la Unasur que se pretende desde la Cumbre de esta semana. Sin embargo, ambos consideran que esto no es una muestra de ideologización de la organización hacia la izquierda.

“Los tres gobiernos, si bien son progresistas o de izquierda, son pragmáticos. No hablamos de gobernantes ideológicamente extremos, no son fanáticos ideólogos, sino que más bien son pragmáticos más allá de los discursos retóricos”, comenta Pareja.

En este escenario, Guayaquil recibirá el jueves a al menos ocho mandatarios de los 12 países que integran la Unasur. La sede de la organización será inaugurada el viernes.

Banco del Sur

En el 2007, poco antes de que asumiera Cristina Fernández de Kirchner la Presidencia de Argentina, se firmó el acta fundacional del Banco del Sur. Sin embargo, tuvo problemas por las diferencias según los aportes de cada país, y el poder de decisión según los montos elaborados.

Ecuador, por ejemplo, tenía que aportar con USD 400 millones, mientras Argentina, Brasil y Venezuela, en ese tiempo las economías más fuertes de la región, aportarían con USD 2 000 millones. Recientemente, el Gobierno ecuatoriano ha manifestado su deseo de impulsar nuevamente este proyecto, con el desembolso de USD 8 millones. La creación de una moneda común regional es parte del proyecto.

Vialidad e interconexión


La Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana de la Unasur impulsó la construcción de la carretera Interoceánica, un eje de conexión vial entre Brasil y Perú que conecta el océano Atlántico, del lado brasileño, con el océano Pacífico, del peruano. La vía fue terminada en el año 2010.

El proyecto del Anillo Energético Sudamericano, que pretendía construir una red de gasoductos en el continente, no prosperó. El proyecto usaba de proveedores de gas a Perú, Bolivia y Venezuela. Tampoco llegó a concretarse el Gasoducto Transcaribeño, que buscaba transportar gas desde Punta Ballenas, en Colombia, hacia Maracaibo, en Venezuela.

Ciudadanía Suramericana


La ciudadanía común fue uno de los principales planteamientos de la Unasur desde sus inicios, aunque aún no llega a concretarse. Este será uno de los ejes que se plantea repotenciar con la reunión del jueves y viernes en Ecuador. Según Samper, este pasaporte suramericano permitirá a 400 millones de ciudadanos de la región desplazarse libremente entre los 12 países.

La semana pasada, señaló que falta todavía que los países concreten los acuerdos consulares y de carácter jurídico internacional en las oficinas de migración para que se hagan los reconocimientos respectivos, pero adelantó que “va por buen camino este proceso”. La iniciativa será presentada el viernes.

Escuela de Defensa


Chile y Argentina lideran la Escuela de Defensa de la Unasur, que ya celebró su primera reunión en Quito, donde funciona su sede, el 3 de abril.

Se trata de un centro de altos estudios de articulación de iniciativas nacionales de los Estados miembros para la formación y capacitación de civiles y militares en materia de defensa y seguridad regional de nivel político, estratégico, según el viceministro de Defensa ecuatoriano, Carlos Larrea. Esta iniciativa fue planteada por Ecuador. La Escuela de Defensa de la Unasur pretende convertirse en el principal centro de estudios superiores en defensa y seguridad regional y de la que ya se lleva tiempo hablando en la región, según un comunicado de la Cancillería.

Corte Penal Suramericana


Con el fiscal general ecuatoriano, Galo Chiriboga, a la cabeza de la iniciativa, se propone la creación de una Corte Penal de la Unasur, en la cual se puedan juzgar delitos transnacionales de la región.

La iniciativa fue planteada por Chiriboga el año pasado, para lo cual ha mantenido reuniones con sus homólogos de varios países.
Está previsto que este organismo de justicia comience su trabajo en el 2015.

Chiriboga señaló que existen evidencias de crimen organizado que rebasan las fronteras de los países de Suramérica, sobre todo en lo relacionado a narcotráfico, tráfico de personas, órganos y armas e incluso delitos conexos como el lavado de activos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (2)