23 de septiembre de 2015 22:21

La UE moviliza fondos para refugiados y decide reforzar el control en las fronteras

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia AFP

Los líderes de la UE acordaron este miércoles 23 de septiembre movilizar al menos mil millones de euros para los refugiados en los países vecinos de Siria, reforzar el control de las fronteras exteriores del bloque y crear centros especiales para recibir a los solicitantes de asilo.

En concreto, los mandatarios se comprometieron en una cumbre extraordinaria a aumentar las partidas de dinero para la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), el Programa Mundial de Alimentos y otras agencias de la ONU, a cargo de la gestión de los campamentos de refugiados en Turquía, Jordania o Líbano.

“Queremos decisiones operativas”, señala la declaración conjunta, entre ellas una “respuesta a la necesidad urgente de los refugiados en la región” ayudando a las agencias de la ONU “con al menos 1.000 millones de euros adicionales”.

El presidente francés, François Hollande, anunció que Francia aportaría 100 millones de euros en los próximos dos años, mientras que el británico David Cameron se comprometió a contribuir con 137 millones.

Durante la mañana, la Comisión Europea anunció por su parte la intención de movilizar 1.700 millones de euros hasta fines de 2016, entre ellos 500 millones para las agencias humanitarias.

Frente al caos, fronteras impermeables

Al dar cuenta del resultado de la cumbre, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, señaló que los mandatarios también convinieron reforzar las fronteras exteriores de aquellos países del bloque en primera línea de llegada de los migrantes y solicitantes de asilo.

“El caos actual en nuestras fronteras exteriores debe terminar”, dijo Tusk. “Hubo un cambio en la manera de pensar nuestras fronteras exteriores”, añadió el dirigente europeo, cuando la UE enfrenta la mayor crisis migratoria registrada en décadas.

Otra de las medidas es la construcción de centros especiales en Grecia e Italia para recibir a los migrantes.

“Nos pusimos de acuerdo sobre el hecho de que los 'hotspots' [los centros especiales] serán instalados para fines de noviembre”, indicó Tusk.

Estos centros serán utilizados para recibir a los solicitantes de asilo, registrar sus huellas dactilares, hacer un primer análisis sobre su solicitud de asilo y reubicarlos en algún país de la UE, si tienen posibilidades de obtener la protección internacional.

La medida va acompañada de una política de retorno mejorada. Para acelerar los procedimientos, la UE debe negociar acuerdos de readmisión con varios países africanos.

Los centros “deben también organizar el regreso de los migrantes” que no obtuvieron el estatuto de refugiados, precisó por su parte Hollande.

La UE también “reforzará el diálogo” con Turquía, país que ha recibido unos dos millones de refugiados desde el inicio del conflicto en Siria.

En este sentido, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, se reunirá a principios de octubre con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Los conflictos que llevan a los refugiados a huir de sus países, en particular de Siria, “no acabarán pronto”, dijo el presidente del Consejo Europeo al llegar a la reunión.

A causa del conflicto iniciado en 2011, cuatro millones de sirios han huido de su país y siete millones son desplazados internos.

'Un clima muy constructivo' 

Del cónclave de los jefes de Estado y de gobierno no trascendieron divisiones, en contraste con lo que sucedió las últimas semanas.

Las discusiones se desarrollaron bajo una calma sorprendente, señaló Tusk. “Esta noche convenimos que no podemos continuar como lo hicimos antes”, dijo.

Hubo “un clima muy constructivo”, señaló la jefa del gobierno alemán, Ángela Merkel.

El martes, los ministros de Interior de la UE alcanzaron un acuerdo para el reparto de 120 000 refugiados, al precio de fuertes divisiones.

Cuatro países del este de la UE, República Checa, Hungría, Eslovaquia y Rumanía, se opusieron a recibir refugiados, pero la medida fue adoptada por mayoría calificada por lo que están obligados a aplicarla.

El primer ministro húngaro, Viktor Orban, fustigó el “imperialismo moral” que, según él, Merkel intenta imponer al resto de Europa en la crisis de los refugiados.

En tanto, el primer ministro eslovaco, Robert Fico, repitió que su país “no tiene intención” de respetar las cuotas de refugiados y que presentó una denuncia ante la justicia europea.

Para Acnur, el reparto de 120 000 refugiados no es suficiente. Europa ya recibió cuatro veces más de migrantes desde enero. Según la OCDE, la UE registrará un millón de solicitudes de asilo en 2015.

Sin hacer caso a estas negociaciones, decenas de miles de migrantes siguen llegando a las fronteras croata, húngara, griega e italiana.

El martes, sólo en Croacia ingresaron 9 000 migrantes, la cifra más alta de la última semana. Desde que Hungría selló su frontera con Serbia y los migrantes se redirigieron hacia Croacia, esto es hace una semana, llegaron a este país más de 44 000.

En tanto, Hungría -por donde transitaron desde principios de año 225.000 migrantes- continúa la construcción de una valla en su frontera con Croacia, por donde ingresan desde hace días decenas de miles de migrantes, a pesar de las críticas de sus socios de la UE y de las oenegés.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)