31 de January de 2010 00:00

La TV indígena reafirma la identidad

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Sierra Centro

Cuando termina las tareas de la escuela,   Álex Placencia se acomoda  en la cama de su abuelo, Marcial Chicaiza, en Cumbijín (Cotopaxi).  En el cuarto, donde en las paredes cuelgan  los diplomas, dibujos  y las medallas que ganó Álex  jugando fútbol, hay una televisión.



La inversión
Los equipos de  TV MICC canal 47  fueron financiados por el  Consejo de Desarrollo de los Pueblos y Nacionalidades del Ecuador (Codenpe). La inversión fue de USD 150 000.
Los directivos del canal  no tienen datos  de cuántas personas miran la programación. Dicen que los estudios de ‘raiting’ son costosos.
El objetivo en este año  es que los indígenas de las comunas sean reporteros comunitarios y envíen información al canal de manera continua. El niño de 12 años dice que es un seguidor del canal de televisión del  Movimiento Indígena de Cotopaxi (TV MICC), el primero en el país que tiene su programación  en quichua y español. Salió al aire  en febrero  del año pasado.

“En los otros canales, los capítulos de Doraemon y Bob Esponja se repiten y por las tardes solo pasan novelas. Con el canal indígena veo otras cosas. Aprendo”.
Antes de subirse a la cama, se quita los zapatos de lona que usa para caminar por los cultivos de papa. Los deja en el piso  de tierra del pequeño cuarto.

La  luz  se cuela por  la ventana donde la cortina es una  cobija azul.  Chicaiza dice que en Cumbijín hace un frío intenso. La comuna está  a 25 minutos del centro del cantón Salcedo.

El miércoles pasado, el pequeño miró un documental  sobre una escuela de   la comunidad Salasaca, en  la provincia de Tungurahua. Sonreía   mientras observaba  cómo los niños  aprenden a sumar y restar con el ábaco indígena hecho con bolitas de madera.

En TV MICC, los documentales realizados por organizaciones no gubernamentales se  transmiten desde las 07:30 hasta las 11:00 y  de 15:00 a 17:00. En las noches, el horario es de  20:30 a 21:30.

La televisión está   sobre un armario de madera que divide el cuarto y donde Chicaiza guarda su ropa y sombreros. 
 
Antes de dormir,   afirma que mira el programa de opinión Ñukanchik Yuyay, que en español significa nuestro pensamiento. Por el  momento, este programa y Voces e Identidad son los únicos que se producen   en los estudios de TV MICC, ubicados en Latacunga. 

“Gracias al canal nos enteramos de temas  como  invasiones de tierras,  robo de ganado, de empresas que nos perjudican…”, cuenta el agricultor Chicaiza.

Ñukanchik Yuyay  se transmite de lunes a viernes,  en vivo y en quichua, a las 19:00. Dura media hora. Está conducido por Jorge Guamán,  ex  coordinador nacional del movimiento Pachakutik.

El miércoles se trató el tema   género y el poder local. Antes de salir al aire, el trajín fue  intenso. Se probaron  micrófonos, la iluminación y  el sonido.
 
Guamán  usa un sombrero  café y pequeño en las entrevistas.  “Transmitir información en quichua fortalece el idioma”.
En el canal colaboran, sin recibir sueldo, 10 personas.  Hilda Toaquiza es de Tigua, usa una  blusa café, un anaco y  sombrero negro adornado con una pluma verde de pavo real. Se encarga de revisar las cámaras.

Su collar rojo  brilla mientras prepara las cámaras y las luces. Es estudiante de Comunicación en la Universidad de Cotopaxi. 

Blanca Naula, oriunda de Cumbijín, es la encargada de mantener el set limpio y verificar  que todas las conexiones eléctricas funcionen. La indígena sabe manejar los programas de edición y ayuda a  Mario Alomoto. Él es agricultor  de Saquisilí.

Su función es controlar las cámaras, manejar las computadoras  y proyectar  videos  en el programa Música de mi tierra, que se transmite a diario  de 06:00 a 06:30. “Tenemos canciones de Bolivia, Perú y Ecuador”. 

La señal de TV MICC llega a las provincias de Cotopaxi y Tungurahua. “Y queremos llegar a todo el país. Por qué no. Ese es nuestro objetivo”, sostiene  Ángel Tibán, coordinador  del canal.

Puntos de vista

Bélgica Chela,  de radio ERPE
‘Esto debe aplicarse en otros lugares’

Tener un canal indígena es justo. Es un derecho ganado.  La programación en el idioma quichua  permite que los indígenas comprendan mejor el mensaje.
 
Esto fomenta que la población amplíe sus temas de conversación, sus proyecciones y  sus propuestas. Además,  impulsa un mayor interés en temas que antes no se debatían   por desconocimiento. Es una  iniciativa  que debería aplicarse en todo el país.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)