9 de March de 2015 20:41

Un emprendimiento kichwa para captar turistas

Los recorridos en la selva son parte de los tours que promociona la pequeña empresa Papangu. Foto: Cortesía / Papangu.

Los recorridos en la selva son parte de los tours que promociona la pequeña empresa Papangu. Foto: Cortesía / Papangu.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 12
Dalia Montalvo
(F-Contenido Intercultural)

Ebsay Aroon siempre soñó con conocer la selva amazónica. La turista alemana buscaba un circuito que la sorprendiera y la llevara al centro.

En su búsqueda se contactó con Gerardo Gualinga, administrador de Papangu Tours, una operadora de turismo de Pastaza. “Fue realmente emocionante comunicarme con un indígena de verdad y tener una propuesta interesante para conocer la Amazonía”, cuenta.

Papangu es el nombre de una planta amazónica con aroma excepcional, considerada la Reina del Amazonas, dice Gualinga. “Decidimos bautizar así a la empresa, porque somos una operadora de turismo ecológico selvático”, añade el otro hermano Gualinga, José.

La operadora es una empresa privada con principios comunitarios. De acuerdo con José, nació con el propósito de aprovechar los recursos faunísticos, florísticos y culturales; es una propuesta ecológica, sustentable y participativa que favorece el ingreso económico de las comunidades indígenas.

Los contactos entre Gualinga y Aroon se hicieron y el acuerdo se dio. La turista extranjera optó por el viaje a Sarayaku, un pueblo al que solo se llega en canoa o en avioneta. El martes pasado, Aroon y tres amigos también europeos arribaron al aeropuerto de Shell. Allí se encontraron con Gualinga.

Después de una larga travesía, alrededor de seis horas en canoa, llegaron a Sarayaku. Dentro de la oferta se incluye el hospedaje, la alimentación y el servicio de guianza.

Ya en la comunidad, las mujeres organizadas esperaron por los turistas para hacerles la primera propuesta. A los cuatro les pintaron el rostro con wituk y a la alemana también le hicieron un tinte de cabello con el mismo producto.

Todas las fotos del proceso se subieron en el Facebook y recibieron cientos de likes desde el continente europeo. “Nuestra publicidad se hace de boca en boca; los turistas regresan a sus países encantados y nos promocionan”, cuenta José.

La operadora comercializa tres paquetes turísticos. Además de Sarayaku está la visita a la cascada Hola Vida, en Puyo y a la Cueva de los Tayos, en la comunidad de Chuitayo, también en Pastaza. Una de las fortalezas de la organización es que pone en acción los conocimientos y experiencias del hombre amazónico.

El tour a Sarayaku es de mínimo tres días; a Hola Vida de dos y a Los Tayos un día. Se manejan dos precios: incluido el transporte (canoa o avión y taxi) cuesta entre USD 100 y 120 diarios por persona; el que no tiene estos servicios está en USD 60. Todos los paquetes cuentan con la prestación de hospedaje y alimentación.

José cuenta que los guías y trabajadores de Papangu son especializados en el desarrollo del turismo comunitario. “Hacemos esto desde 1995,fecha desde la que estamos legalmente reconocidos por el Ministerio de Turismo y la Superintendencia de Compañías”.

Otra de las fortalezas es el trabajo corporativo. Para armar los paquetes se hicieron acuerdos con las comunidades para manejar fondos comunes. Así en Chuitayo y en Sarayaku, los ingresos se reparten entre todos. La filosofía de Papangu Tours, añade Gerardo Gualinga, es conservar y proteger al ecosistema amazónico, valorizar el conocimiento indígena y contribuir al beneficio de las comunidades.

Los extranjeros son los que más contratan a Papangu. Los alemanes salieron el jueves pasado y decidieron, sobre la marcha, ir hasta Hola Vida. La cascada es una de las más bonitas del país, dice el turista estadounidense Jacob Vissers.

Su experiencia fue única. “Nos internamos en la selva ecuatoriana, tuvimos la oportunidad de vivir una experiencia sensacional en los conocidos pulmones del mundo descubriendo las culturas maravillosas de sus comunidades indígenas”.

Pero una de las cosas que más destacan los turistas extranjeros es la posibilidad de estar en contacto directo con las comunidades indígenas de la Amazonía, con quienes pueden compartir la vida cotidiana, como su comida, productos locales y actividades principales. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (0)