17 de January de 2010 00:00

¿Turismo en Esmeraldas?

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Marcelo Sáenz Miño

Vallas de Gobierno enormes, en la vía La Independencia-Quininde-Esmeraldas-Atacames, publicitan la nueva vía en construcción y el turismo que "ya es de todos".

Fantástica obra de cemento que cuando esté terminada será un beneficio enorme para los que viajamos no menos de cinco  veces al año a gozar de las hermosas playas esmeraldeñas.

Pero al haber llegado a pasar el feriado de fin de año nos topamos con:

1.-  Recolección de basura nula.  Sector de San Carlos, parroquia de Tonsupa (Atacames), según los moradores 17 días sin recogerla, tirada en el piso y con olores nauseabundos.
 Junto a Subcentro de Salud y complejo de los militares. Fundas malolientes. Problema directo del Cabildo de Atacames, ya que es general en el cantón.

2.- Racionamiento de luz con problemas para la  conservación de alimentos y  usar  bombas de agua. ¿Hasta cuándo,  señor Presidente?

3.- Cómo puede ser posible que llevemos más de cinco años recibiendo con cuentagotas el agua, que según las autoridades en Atacames llevan tres años pidiendo al Gobierno USD 6 millones para terminar el problema y nada.

Ya es hora que el Ministerio de Turismo intervenga directamente para terminar estos inconvenientes y atraer al turista que poco a poco prefiere otras playas  mejor atendidas.

No puede ser posible que se atente contra esta fuente de ingresos municipales y particulares por la inoperancia de las autoridades esmeraldeñas. Ojalá esta nota sea publicada y las autoridades de Gobierno tomen cartas en el asunto por el bien de todos los turistas maltratados.

Chile toma distancia

Bernarda Mena

Ni en los peores momentos de la crisis financiera internacional, cuando el precio del cobre se desplomó, la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, usó los dineros de la reserva monetaria para dinamizar la economía chilena.

Al contrario, ella, con gran éxito, puso en marcha estrategias que ante ojos revolucionarios pueden ser vistas como de la larga noche neoliberal. La presidenta Bachelet ni subió ni creó nuevos impuestos. Chile tiene un excelente sistema impositivo. 

Bajó las tasas de interés y utilizó parte del ahorro en el fondo del cobre creado con las ganancias extraordinarias  de los altos precios del mineral   para realizar las inversiones necesarias a fin de no detener la producción de cobre durante la crisis y preparar a la industria para cuando los precios internacionales se recuperen. 

Los programas sociales tampoco se detuvieron y el sector productivo, pese a la crisis internacional y a la campaña electoral, siguió produciendo confiado en la sólida seguridad jurídica chilena y en que casi medio centenar de acuerdos comerciales le asegurarían  mercados para sus exportaciones y nuevos emprendimientos.

Bachelet logró controlar el desempleo y los trabajadores chilenos no sufrieron como sus pares en otros países.

Hoy, una vez que la economía chilena va dejando atrás los peligros de la crisis, Chile ha sido aceptado en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico,  un selecto club de países ricos, alejándose cada vez más del subdesarrollo de otros países latinoamericanos.

Por último, los chilenos tienen la certeza de que su país continuará por la ruta del crecimiento económico para seguir combatiendo la pobreza, pues sea quien sea el próximo presidente habrá continuidad de políticas públicas, su sólida institucionalidad democrática se mantendrá intacta y no habrá lo que por acá tanta nos gusta: la refundación del país.

El liderazgo del Presidente

Víctor Rodrigo Ramos
Queremos esbozar nuestro punto de vista  respecto del  liderazgo político que ha buscado el Ecuador durante los últimos treinta años.

La conducción política ha estado huérfana de un verdadero líder transformador, y en una suerte de llenar este vacío, nuestro pueblo ha confiado los destinos del país a gente que en última instancia le ha defraudado.

El advenimiento del economista Rafael Correa al poder está llenando esas expectativas, su dinámica presencia nos transmite un carácter firme, claridad de ideas y seguridad en la acción.

Como el presidente Correa está capacitado para ejercer la tarea de dirección de sus conciudadanos, no acude a las estadísticas, los análisis macroeconómicos o  la información de los medios de comunicación como únicos auxiliares de su acción (sabiendo que su formación profesional es una ventaja competitiva), pues esa información no siempre es veraz y exacta, es únicamente una pequeña parte de lo requerido para gobernar.

Lo sustantivo es que tiene un perfecto conocimiento del  país, su gente con sus aspiraciones, necesidades, alegrías y privaciones.

Correa ha podido mantener un  contacto permanente con su pueblo, sobre todo con el más humilde, y en una simbiosis de empatía familiarizarse e identificarse con ellos, asimilar su cultura e idiosincrasia.

El proceso intelectual que ha realizado con  toa la experiencia adquirida le permite construir un vasto “mapa mental” y las  herramientas para poder actuar.

Conoce mejor que sus gobernadores, ministros  y asesores las reacciones y aspiraciones del  pueblo y al momento de decidir, lo hace con rapidez, razonamientos justos y adecuados.
Lo hemos dicho varias veces: "se puede ser educado e instruido",  esto se aprende en el colegio y la universidad, pero eso no  es cultura, porque la información, ni siquiera el conocimiento lo son, únicamente son una parte de ella.  

Solo el hombre culto, y Correa lo es, tiene capacidad  para los análisis conceptuales, para atar cabos, conectar hechos y acontecimientos aparentemente aislados, sintetizarlos, unirlos  y organizarlos en un todo, transformando las fugaces imágenes en un mundo real, con la velocidad de un rayo (es el ímpetu que muchos tibios le critican); pensamiento y acción que se ejecutan en un mismo acto.

Su liderazgo político, visto desde parámetros de la eficiencia, es una destreza que el Presidente ha conseguido con capacitación, entrenamiento y clara cosmovisión, aparte de sus dones naturales y juventud. Es simplemente este el  trasfondo de su éxito que no pocos debieran emular.

Mi primer millón

Kelo Zúñiga Cárdenas

A través de varios medios de comunicación, la ciudadanía ecuatoriana se ha enterado que  el presupuesto destinado para gasto de la Presidencia es de un millón de dólares diarios. Eso es una dura bofetada para los pobres que somos más en nuestro país.

Ese dinero en lugar de ser mal gastado en frivolidades serviría; léalo muy bien, por favor, para cultivar 650 ha de cacao y entregar 2 ha a 350 familias campesinas pobres de la Costa,  que contarían con un ingreso de 450 dólares cada 20 días esto multiplicado por 20 años que tiene de vida la planta.

También se podría entregar 4 ha de tierra a 100 familias, y ejecutar proyectos de maracuya, soya, maní, plátano, etc. O a su vez, construir 600 corrales para la crianza de gallinas criollas o de campo que se entregaría a un número similar de familias campesinas pobres en nuestro Amazonia.

También se podrían ejecutar 10 proyectos ecoturísticos,  y cultivos de caña de azúcar, papa china, malanga, etc.

Igualmente se podrían ejecutar 400 proyectos de cría de cuyes que beneficiarían a un número igual de familias de nuestra Sierra ecuatoriana. Asimismo se podrían ejecutar proyectos de taxo, mora, granadilla, babaco, etc.

Y así, existe un sinnúmero de microproyectos que se podrían ejecutar con un millón de dólares diarios que multiplicado por el año se beneficiaría a 120 000 familias campesina de nuestra patria.

Pero no, la vanidad y el mal gasto de los dineros públicos puede más que un simple razonamiento lógico que les nubla la razón y el entendimiento, lo que les impide invertir ese dinero en nuestros campesinos con lo que mejorarían su calidad de vida y la producción agrícola, a base de su propio esfuerzo y digno trabajo diario que ennoblece al hombre y no enseñarles a agachar su cabeza para encolumnarse a recibir dádivas y migajas de nuestras autoridades de turno.  

No olvidar, el presente

Damián Toro

El señor Correa, actual presidente del Ecuador, repite cada vez que puede el eslogan "no olvidar el pasado". Sin embargo, él mismo parece haberlo olvidado.

 Fidel Castro y el Régimen dictatorial cubano dirigido por este individuo, ha sometido a los ciudadanos de ese país a la violencia psicológica y física con el fin de sostener su mentirosa revolución".

También se ha olvidado de las relaciones del Presidente de Nicaragua con la guerrilla que se encargó junto a la CIA (según datos publicados en diversos medios del mundo) de asesinar a ciudadanos nicaragüenses.

Se olvida de la misma manera de todos aquellos inocentes que fueron asesinados en la fallida toma del poder del entonces coronel Hugo Chávez.

Es tan mala la memoria del  Presidente y tan falso su lema que además se ha olvidado que el Gobierno de Irán es acusado por el Gobierno argentino de haber financiado el ataque a AMIA, donde fueron asesinados decenas de inocentes.

En fin, la lista de los olvidos del Presidente es larga y demuestra claramente que lo que quiere que la gente no olvide es lo que a él y su mal llamada "revolución" le conviene.

No hay solución para la movilidad

Javier Irigoyen Hurtado

Observo con preocupación que el señor Alcalde de Quito no ha planificado soluciones para el problema de movilidad en la ciudad. Cree que la solución está en restringir la circulación de ciertos vehículos en determinados días, lo que ocurrirá es lo contrario.

La ciudad se llenará de vehículos viejos altamente contaminantes, comprados en diferentes ciudades del Ecuador, según las placas, agravando el problema e incrementando exponencialmente el parque automotor.

La solución empieza por organizar el tránsito y sancionar a los infractores; obligar a los buseros a respetar las paradas; no permitir curvar en U en las vías principales, debiendo circunvalar las manzanas para los cruces como en cualquier país civilizado.

Sincronizar los semáforos, uniformando su control que ahora es fragmentado e incoherente. Evitar que los vehículos estacionen en las vías.

Hacer de los ciclopaseos  utilizados por niños, jóvenes y adultos mayores, centros para educar a conductores y peatones sobre aplicación y cumplimiento de las normas de tránsito, pues ahora son lugares en donde se violan todas las normas de tránsito (los ciclistas creen que no deben respetar las normas y señales).

Se debe realizar obras de infraestructura, que mejoren la circulación, no parches mal hechos, antiestéticos, como la ampliación de la entrada norte a la ciudad. Sr. Alcalde, lo fundamental es educar y hacer respetar la Ley.

A usted le corresponde trabajar, mejorar la infraestructura de nuestra ciudad, y no tomar la solución más fácil y cómoda, que implica que todos los costos de la movilización recaigan en los ciudadanos que trabajamos y nos desplazamos en la ciudad. 

El libro de Jorge Ribadeneira Araujo

Ángel Verdezoto Pazos

La nueva edición del libro de Jorge Ribadeneira Araujo, cuya lectura sobre las anécdotas quiteñas no solo entretienen sino que además ilustran a las nuevas generaciones con una información apropiada de los hechos, sucesos y experiencias registrados en un pasado no lejano ni remoto, tal como afirma don Jaime Chávez Granja, en la presentación de la anterior edición del libro ‘Tiempos Idos’, del mismo autor, de seguro que se agotará el tiraje.

Por eso queremos los lectores de EL COMERCIO comprometer al Diario para que nos entregue nuevas ediciones de otras obras que sin duda alguna serán de agrado de miles de lectores de todo el país, como por ejemplo:

‘Leyendas del Tiempo Heroico’, de Manuel J. Calle; ‘El Cuento de la Patria’, del maestro Benjamín Carrión; ‘Moral Individual’, del catedrático Alfredo Pérez Guerrero, cuyo contenido deben conocer preferentemente todos quienes están involucrados con la educación con el fin de que los niños y jóvenes de hoy busquen nuevos rumbos en el campo de la moral y de la ética, tan venidos a menos en la actualidad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)