23 de diciembre de 2014 10:08

La población baja la guardia diez años después del tsunami

El tsunami se cobró la vida de 220 000 personas y dejó desaparecidos. Foto: EFE.

El tsunami se cobró la vida de 220 000 personas y dejó desaparecidos. Foto: EFE.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Agencia AFP

Diez años después del tsunami más mortífero del océano Índico, las autoridades temen que la tendencia al olvido ponga en peligro los progresos realizados con un sistema de alerta de alta tecnología para prevenir otra catástrofe.

El 26 de diciembre de 2004, un terremoto de magnitud 9,3 en las costas de Indonesia causó un tsunami en 14 países del océano Índico que engulló todo a su paso, llevándose por delante 220 000 vidas.

Toda la región se vio afectada y entre las víctimas figuran miles de turistas extranjeros.

Hace diez años no existía ningún sistema de evaluación o de advertencia. Mucha gente tardó en darse cuenta de que había que encontrar a toda prisa un refugio en las partes más altas y otras se quedaron paralizadas ante el mar, que primero retrocedió y luego se abalanzó sobre ellas.

Las autoridades, convencidas de que se podrían haber salvado muchas vidas, pusieron en marcha hace tres años un sistema de alerta regional.

Pero ahora algunos expertos y familiares de las víctimas dan la voz de alarma. Según ellos el recuerdo de aquel día fatídico se está diluyendo y con él los esfuerzos de prepararse para este tipo de tragedias.

“La mayoría de la gente quiere olvidar, lo entiendo. Pero creo que es muy importante recordar lo que ocurrió por motivos de seguridad”, declara Mathias Mann, tras hacer una ofrenda floral en un cementerio de Tailandia, en honor a un colega alemán.

Olas de 35 metros

Unos 20 minutos después del seísmo, las olas golpearon las costas de Aceh. Algunas tenían 35 metros de alto. En esta zona murieron la mayoría de las 170 000 víctimas indonesias.

Y unas dos horas después, el tsunami llegó a Tailandia, India y Sri Lanka, una isla donde mató a 31 000 personas.

“Actuábamos a ciegas, sin ningún tipo de sensor en el océano Índico”, recordó recientemente Charles McCreery, director del centro de alerta de tsunamis en el Pacífico.

Creada en 2011, la red de mareógrafos (que miden el nivel del mar), de boyas oceánicas en aguas profundas y de monitores sísmicos se usa para advertir a los países de un tsunami inminente.

Fue puesta a prueba hace dos años y funcionó. Después de un terremoto en Sumatra todos los países fueron advertidos en 12 minutos.

Además, 24 países de la zona pusieron en marcha sus propios centros de alerta nacionales.

En Tailandia, donde murieron 5 395 personas, se instalaron 129 torres que están conectadas con un centro de vigilancia en Bangkok. Una ola gigante activaría las sirenas y anuncios en varias lenguas. Algunos funcionarios también recibirían mensajes de texto con órdenes de evacuar.

Pero en la región, las ansias por prepararse para una eventual catástrofe se atenúan progresivamente con el paso de los años.

Falta de motivación

En Khao Lak , una zona balnearia borrada del mapa hace diez años, las señales que recomiendan correr hacia las alturas han desaparecido.

Los sistemas de alerta precoz son un gran adelanto, pero no bastan, estima Kerry Sieh, profesor de la Universidad de Nanyang en Singapur.

“Además de eso, se precisa educación e infraestructuras adecuadas”, añade.

En Aceh, los colegios forman a los alumnos pero algunos adultos no quieren ni oír hablar del tema, lamenta Muhamad Dirhamsyah, de la agencia de prevención de catástrofes.

“Cuando hicimos un ejercicio hace poco, recibimos muchas quejas. Los adultos son reticentes a educar a las generaciones futuras”, constata.

En Phuket, incluso en los hoteles afectados hace diez años, la falta de motivación es un hecho.

“La gente no se toma realmente las formaciones en serio”, reconoce Chalachol Buthrem, jefe de seguridad del hotel Holiday Inn Resort.

Pero el peligro es real. Después de “100 años de calma” hubo en diez años seis terremotos de magnitud superior a 7,9 en la zona, explica McCreery. “Hoy, todo el mundo sabe lo que es un tsunami pero si tenemos otro largo periodo de calma, lo olvidaremos”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)