14 de April de 2015 20:33

Los tsáchilas reviven su cultura con un video

En el rodaje del documental tsáchila ‘Du Tenka’, Miguel Aguavil le enseñó a su hija sobre la cultura ancestral de la etnia.

En el rodaje del documental tsáchila ‘Du Tenka’, Miguel Aguavil le enseñó a su hija sobre la cultura ancestral de la etnia. Foto: Cortesía de Ceibo Producciones

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 8
María Victoria Espinosa

La oralidad de los tsáchilas está representada en un documental, que se estrenó hace dos semanas en la fiesta Kasama (Nuevo Amanecer, en español). En el trabajo videográfico se escuchan grabaciones en el idioma nativo tsáfiqui de uno de los poné (sabio) o vegetalista más representativo de la comuna Otongo Mapalí. Él es José María Aguavil.

Esos audios son una reliquia para la nacionalidad porque son las únicas evidencias, que certifican su historia y tradiciones. Fueron grabadas hace más de 20 años para documentar las tradiciones. En el audio, Aguavil cuenta que Alejandro y Gabriel, reconocidos ponés de la nacionalidad, le enseñaron a ser vegetalista. También, el primer gobernador vitalicio Abraham Calazacón.

Las grabaciones fueron conservadas por los familiares del poné. Uno de ellos es su nieto Miguel Aguavil, quien es el relator del filme. Recuerda que su abuelo le preparó para aprender a sanar. En el video, muestra los conocimientos heredados del poné. Ahora su misión es enseñar a sus hijos los conocimientos ancestrales de la medicina vegetalista.

Lo hace con su hija Madelaine, de 9 años. Para ello deben caminar en la montaña por alrededor de dos horas hasta llegar a un lugar que tiene cascadas y tres piedras gigantes, que al parecer fueron talladas.

En el documental se cuenta que el poné realizaba rituales allí. El más especial fue el de la ayahuasca (una bebida alucinógena). Con este ritual, José María Aguavil obtuvo sus poderes. En el filme se dice que el poné aseguró que “había un destello de fuego, que le dirigió la palabra y estrechó su mano”.

Aguavil señala que los ancestros cuidaban bien sus conocimientos y no los impartían. Por ello no hay escritos que documenten sus tradiciones ancestrales. “Mi abuelo murió cuando yo tenía 12 años. A los 23 se apareció en mis sueños para enseñarme sus secretos”.

Luego de esa experiencia, ha querido mostrar la verdadera cultura vegetalista tsáchila. Por eso accedió a grabar el documental, que fue realizado por la productora Ceibo.

El director William Silva asegura que no fue fácil llegar a los tsáchilas. Primero debieron ser amigos y demostrarles que podían confiar en él. Por ello el guión no tiene una estructura definida, sino que se fue construyendo en los tres meses de rodaje y edición. “Nos internamos con ellos a su lugar sagrado y fuimos testigos de la magia que encierra el bosque por sus cascadas, caracoles gigantes, aves y flores como las orquídeas”, dijo.

En una de las grabaciones, José María Aguavil cuenta que el relámpago aparecía para pelear con mapia (Dios de las aguas) y que por eso se daban los diluvios o lluvias fuertes, que se ‘tragaban’ a las personas.

Para el gobernador tsáchila Javier Aguavil, este documental guarda parte de la historia tsáchila que la última generación no conoce. Para él es importante documentar las tradiciones, porque muchas de estas ya se han perdido.

Este documental se llama Du Tenka, que significa Corazón de la montaña. Es el tercer producto audiovisual tsáchila que se realiza en el año. “La productora Ceibo nos está ayudando a tener registros de audio y video de los grupos culturales y las costumbres que aún tenemos”, dice el Gobernador.

Por eso se tomó la decisión de mostrarlo en la fiesta Kasama, que fue vista por 7 000 personas. Allí estuvo un grupo de adultos mayores, que se emocionaron al escuchar los audios y ver las ilustraciones en las que se representan los rasgos físicos de Aguavil.

La última generación no alcanzó a escuchar la voz del poné y tampoco sus historias. “Nos emocionamos mucho al ver el video. Nos sentimos identificados y orgullosos de ser de la nacionalidad tsáchila”, indica Miguel Aguavil.

En contexto
El documental Du Tenka fue incluido en la videoteca de la Coordinadora Latinoamericana de Cine y Comunicación de los Pueblos Indígenas. Este es el primer video tsáchila en esta institución. La inclusión permitirá que el video participe en festivales a nivel de América Latina.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (0)