7 de July de 2009 00:00

Tropas de EE.UU. abandonan las ciudades de Iraq pero conservan las cárceles

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Iraq, AFP

Las tropas estadounidenses en Iraq, que a fin de junio se retiraron a las afueras de las ciudades, seguirán controlando las cárceles hasta el verano boreal de 2010 para poder formar a los iraquíes que las reemplazarán, según el acuerdo de seguridad firmado entre ambos países.

En Campo Cropper, cerca del aeropuerto de Bagdad, donde están detenidos 3 500 prisioneros, los responsables militares aseguran que los iraquíes tendrán mucho que hacer.

"Diría que estamos a medio camino" asegura el general David Quantock, responsable del servicio penitenciario del ejército estadounidense en Iraq, al resaltar que los detenidos disminuyeron de 26 000 a 10 000.

Para Quantock, lo más complicado es formar a los cuadros medios y superiores del ejército iraquí.

"Formar un guardia es fácil, pero otra cosa es tener controladores, expertos en logística y directores que saben gestionar establecimientos de ese estilo. Eso es lo que intentamos hacer" dice.

Para acelerar ese proceso, las fuerzas estadounidenses abrirán en las próximas semanas un centro de formación de personal penitenciario.

Además de los 900 vigilantes estadounidenses, actualmente 800 iraquíes siguen cursos de formación y trabajan al mismo tiempo.

"Intentamos enseñarles el oficio y dar a los guardias responsabilidades" explica el teniente Josh Porter, también profesor de informática de los presos.

Estos últimos están divididos en Campo Cropper entre moderados y extremistas. Desde plataformas elevadas, los guardias iraquíes, que no llevan armas de fuego, sólo vigilan a los primeros.

No obstante, los guardianes iraquíes llevan fusiles con balas de color sin carga explosiva. Pero los soldados estadounidenses son los únicos autorizados a llevar armas de fuego.

El centro de detención de Campo Cropper es el segundo más importante de Irán. Campo Bucca, en el sur, cuenta con 4.000 detenidos y Campo Taji, al norte de Bagdad, tiene 3 000.

Según un plan de los militares estadounidenses presentado en diciembre de 2008 al gobierno iraquí, los detenidos de esos tres campos deben ser puestos en libertad o trasladados a prisiones iraquíes a un ritmo de 750 por mes.

La coalición tiene previsto cerrar en septiembre Campo Bucca y ceder al control del gobierno iraquí Campo Taji a principios de 2010 y Campo Cropper en agosto del mismo año.

Los detenidos no liberados son trasladados a prisiones que dependen del ministerio iraquí de Justicia, visitadas regularmente por las autoridades estadounidenses.

"Hay muchos problemas por resolver en las operaciones de detención" asegura el general Quantock, un experto que ya trabajó en ese tipo de operaciones en Haití y que dirigió la escuela de policía militar de Fort Leonard Wood, en el estado de Missouri (EE.UU.).

Según Quantock, tras el escándalo de 2004 protagonizado por los guardianes estadounidenses en la prisión de Abu Ghraib, Estados Unidos mejoró la calidad de su vigilancia y "ahora, todo aquel que quiera saber cómo nos comportamos con los prisioneros puede venir a visitar nuestros centros de detención”.

Quantock subraya su deseo de que no se de marcha atrás en las mejoras realizadas en los centros de detención cuando los estadounidenses se vayan definitivamente, a finales de 2011.

"Quiero estar seguro de que lo que dejamos será conservado y se irá mejorando" resume.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)