1 de febrero de 2016 21:34

Cuatro intersecciones están afectadas por la construcción de las paradas del Trole en Quito

Según un reporte del Centro de Gestión de la Movilidad de la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas (Epmmop) las intersecciones afectadas por estos trabajos en la av. 10 de Agosto son: Ramírez Dávalos, Rumipamba, Diguja y Santa María.

Según un reporte del Centro de Gestión de la Movilidad de la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas (Epmmop) las intersecciones afectadas por estos trabajos en la av. 10 de Agosto son: Ramírez Dávalos, Rumipamba, Diguja y Santa María. Fotos: Vicente Costales / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 18
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 4
Isabel Alarcón
Quito

A los peatones, conductores, y usuarios del trolebús les cuesta adaptarse a los cambios que genera la construcción de las nuevas paradas de este sistema de transporte y que afecta a varias intersecciones de la avenida 10 de Agosto.

Las estructuras temporales se desplazan, por ejemplo, a lo largo de la av. 10 de Agosto, cerca del lugar donde se construyen las nuevas estaciones que contarán con un sistema inteligente y una mampara de vidrio, para brindar mayor seguridad a los ciudadanos.

Mientras tanto, las paradas improvisadas cuentan con un techo, rampas, anuncios escritos con un marcador que indican la entrada y la salida, y con carteles que señalan las rutas que se pueden tomar desde estos puntos. También hay personal de seguridad y en algunas estaciones se ubican los operadores que guían a los usuarios.

Para César Santa Cruz, quien toma el trolebús todas las tardes. Lo “único tedioso” es cuando llueve ya que al no tener un vidrio o puertas que los protejan, el frío es más intenso y en ocasiones pueden llegar a mojar a los pasajeros. También la inseguridad le preocupa, pero confía en que se tome en cuenta este punto en las nuevas estaciones.

Fernando Yánez, otro usuario de este sistema de transporte, coincide en que el tema de los robos es lo que más le genera “angustia” y espera que en las nuevas estaciones que se están construyendo, se coloquen cámaras para dar más seguridad.

Lo que le preocupa es que no hay suficiente iluminación. Pero, a pesar de esto, cuenta que no ha tenido inconvenientes en estas paradas porque la aglomeración es la misma que antes.

José Pozo, operador del trolebús, cuenta de 16:00 a 19:30 es la hora en la que la mayor cantidad de gente se aglomera en estas estaciones, especialmente cuando llega el circuito C4 desde el terminal de Carcelén. En estas horas, las unidades llegan cada dos o tres minutos, mientras que en horas normales, hay una diferencia de cinco a diez minutos entre cada unidad, que llegan a estas paradas alternas. Él explica que personal del Municipio de Quito está presente en estos sitios para prevenir cualquier problema.

Por otro lado, los conductores que circulan por los sectores donde se están construyendo las nuevas paradas del trolebús también han tenido que adaptarse a cambios en las vías. La ejecución de estas obras ha ocasionado que varios semáforos dejen de funcionar.

Por eso, la presencia de los agentes metropolitanos es común en estos sectores para dirigir el tránsito, cuenta uno de los agentes que se ubicó la tarde de hoy, en la av. 10 de Agosto y Ramírez Dávalos, en el parque Julio Andrade. Para él, es importante que en esta esquina se sitúen al menos dos personas para dirigir el tránsito porque es un punto donde se genera bastante tránsito y también hay presencia de peatones que tienen inconvenientes para cruzar la vía, sin un semáforo.

Según un reporte del Centro de Gestión de la Movilidad de la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas (Epmmop) las intersecciones afectadas por estos trabajos en la av. 10 de Agosto son: Ramírez Dávalos, Rumipamba, Diguja y Santa María. En las 46 paradas del Corredor Central Trolebús se contará con agentes metropolitanos de tránsito.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (2)